Compartir

color peloCambiar el color del cabello se está convirtiendo en algo muy habitual. Los nuevos tintes, mechas y tinturas vegetales respetan cada vez más el cabello permitiendo más libertad y frecuencia en los cambios de coloración.

Las últimas tendencias en peluquería unen indisolublemente el corte y el color, que sirve para resaltar el estilo y aportar más luz y movimiento al cabello.

No hay colores prohibidos, pero sí contrastes demasiado exagerados que pueden no sentar bien a nuestro tono de piel y, sobre todo, abocarnos a un look demasiado estrafalario del que nos aburriríamos enseguida.

Salvo que una sea adicta a los cambios constantes es mejor mantenernos fieles a una gama de colores: si hemos sido rubias mucho tiempo y decidimos de la noche a la mañana teñirnos el pelo de negro azulado es muy probable que ni siquiera nosotras mismas soportemos bien tamaña transformación en el espejo. Además, esos cambios radicales de color, al igual que los cortes exagerados, sólo suelen ser bien aceptados por los rostros muy jóvenes.

Antes de abordar una transformación radical podemos hacer una prueba con un tinte vegetal con el tono deseado. Los laboratorios de cosmética capilar ofrecen productos que nos permiten hacer este test en casa y tiene la ventaja de que se elimina en cinco o seis lavados. Si lo hacemos nosotros mismos hay que seguir a rajatabla las instrucciones del envase, sobre todo en lo referente a las recomendaciones de color y el llamado tiempo de pose (los minutos que debe permanecer el tinte en nuestro cabello para que suba el color).

Si el efecto nos gusta, podemos pasar ya a una coloración permanente en manos de nuestro peluquero.