Compartir

cura capilar peloSiempre es buen momento para una cura capilar. Nuestro cabello necesita cuidados para no parecer reseco y quebradizo por culpa del sol, el viento y otras agresiones externas: rehacer el tinte, pensar en un nuevo corte y, sobre todo, hidratarlo en profundidad.

Hidratación y nutrición para tu cura capilar

Al igual que la piel, el cabello se deteriora con la acción de los rayos ultravioleta. Cuando las escamas que forman su capa externa se abren, además de volverse quebradizo, pierde su brillo. Es necesario entonces un tratamiento de hidratación que le aporte vitaminas y sustancias nutrientes. Es el momento de utilizar un buen champú, una crema hidratante suavizante y una mascarilla. Si tienes el cabello especialmente estropeado, necesitas un tratamiento intensivo de choque.

Un buen corte

Si el corte está bien hecho nos podremos peinar en casa con libertad y facilidad. Es importante que adviertas al peluquero de tus costumbres para que se adapte con la tijera a tus necesidades. Los más sencillos son los degradados que permiten dirigir las puntas a voluntad. Se lleva el pelo con mucho movimiento en todas las medidas.

Rehacer el tinte

El sol degenera el color del tinte que se oxida y pierde sus pigmentos originales: hay que volver a aplicarlo o rehacer las mechas. Para las morenas, lo último son las mechas en tonos rojos y cobrizos, que se aplican en 15 minutos sin necesidad de decoloración.

Proteinas y vitaminas fortalecer

Trátalo desde el interior nutriendo la raíz y el bulbo con vitaminas, minerales y aminoácidos, las sustancias que necesita para fortalecerse. Puedes tomar una cápsula diaria que contengan vitaminas B5, B6 y H, zinc, hierro y activadores de la queratina, la proteína de la que está formado el pelo. También se fortalecerán así las uñas.

Resinas naturales para fijar el peinado

Las resinas que se utilizan para fijar el cabello son naturales por lo que se eliminan más fácilmente y no dejan el pelo pegajoso, sino que le dan movimiento.