Compartir

cuidar el cutis tratamientosEstéticos o médicos, los tratamientos para cuidar el cutis que pueden llevarse a cabo por unos y otros profesionales están regulados por la ley. Basta con informarse antes de manera exhaustiva, porque está claro que quien arriesga la piel y los euros cuando se somete a una práctica dermatológica es el paciente.

Sería sencillo si en los centros ‘estéticos’ sólo aplicaran tratamientos ‘estéticos’, pero no es así. Los que gozan de cierta importancia y las clínicas estéticas que, en términos generales, hacen un buen trabajo ofrecen técnicas de uno y otro lado de la medicina. Aquí te informamos de las más solicitadas para el cuidado de la piel y quiénes deben practicarlas.

Los múltiples usos del láser para cuidar el cutis

Este rayo depila, rejuvenece, blanquea los dientes y corrige lesiones vasculares de pequeño diámetro. Por tratarse de un aparato médico -además, muy costoso- la ley impone que sea utilizado por un doctor o, bajo su supervisión, por personal médico autorizado.

El funcionamiento del láser, requiere un aprendizaje previo para no producir quemaduras y despigmentaciones en la piel. La intensidad del aparato hay que adaptarla a cada tipo de cutis para no dañarlo con quemaduras que pueden llegar a dejar marcas irreversibles.

Entre todas sus aplicaciones estéticas, la depilación laser es la más extendida. Existen varios tipos de láser y casi todos actúan por efecto fototérmico.

Rellenos para alisar las arrugas

Al igual que las infiltraciones, son técnicas médicas seguras y sencillas. La mayoría requiere sucesivas aplicaciones porque sus efectos no duran mucho. Se utilizan en cicatrices, mentón, pómulos, surco nasogeniano, arrugas y depresiones cutáneas.

El ácido hialurónico y el colágeno son dos materiales reasorbibles cuya acción permanece unos tres meses. Existen otros rellenos derivados de ellos de efecto permanente. La sustancia actual más novedosa es un gel de agua ligada a una estructura reticular que puede extraerse si el resultado no es bueno. Se utiliza en el entrecejo y los pómulos.

Inyecciones bajo la piel

La mesoterapia es una técnica por la que, mediante agujas finísimas, se inyectan por vía intradérmica sustancias (homeopáticas o alopáticas) que revitalizan la zona facial. En otras partes del cuerpo va dirigida a combatir la celulitis o mejorar la circulación sanguínea.

Aplicada por personal médico no tiene efectos secundarios significativos (dolor, que se atenúa con anestesia local, y hematomas, en algunos casos, que desaparecen al poco tiempo) y permite cuidar el cutis.

Curas antienvejecimiento

En los centros estéticos más punteros se llevan a cabo tratamientos que rozan la frontera entre las prácticas médicas y las estéticas. Exigen cierta formación para ser aplicadas ya que utilizan principios muy concentrados.

El método Mesoéclat es uno de los últimos para combatir el envejecimiento. Consiste en un ‘peeling’ superficial, unas ampollas y unos cuidados cosméticos que se continúan en casa. Se aplica durante cinco semanas consecutivas, seguidas por otras cinco, cada 15 días y, finalmente, una sesión mensual de mantenimiento.