Compartir

bebe prematuro alimentacionSe le llama prematuro al bebé que nace antes de los 9 meses de embarazo. Estos niños requieren cuidados especiales durante los 2 primeros años de vida, especialmente si al nacer pesan menos de 2 Kg. Aquí le ofrecemos algunos consejos útiles sobre como cuidar a su bebé una vez que se ha ido del hospital.

Crecimiento y desarrollo

Es importante que el médico que va a seguir al bebé, lo vea antes de que se vaya de alta, para chequear el aumento de peso y para saber en que condiciones se va el bebé a su casa. Su doctor le dará información sobre como alimentar a su bebé y quizás le recomiende suplementos de vitaminas, hierro y una leche especial si su bebé se va a alimentar de mamadera.

Seguramente su bebé va a necesitar un aporte extra de hierro, con el cual luego de aproximadamente 4 meses tendrá los mismos niveles de hierro que un bebé nacido a término. De todas formas forma puede que siga con el suplemento de hierro por un año.

Los bebés prematuros no crecen a la misma velocidad que los bebés de término. Esto ocurrirá en los dos primeros años y su bebé se verá un poco más pequeño. Por lo general estos bebés crecen de golpe y luego de un tiempo se ponen a la par de los demás.

Su médico seguirá el crecimiento del niño con tablas especiales. Para seguir su desarrollo necesitará saber cuando se sienta por primera vez, que tan activo es, cuando empieza a gatear, etc. Estas son cosas que se tienen en cuenta en todos los bebes.

Alimentación del bebé prematuro

Al principio estos niños necesitan entre 8 y 10 comidas diarias y no se debe esperar más de 4 hs entre comida y comida porque puede deshidratarse. Si su bebé moja de 6 a 8 pañales por día, quiere decir que está siendo bien alimentado.

Los bebés prematuros suelen regurgitar algo de lo que comen. Si su bebé regurgita demasiado puede que no aumente de peso. Si piensa que esto ocurre, háblelo con su médico.

La mayoría de los doctores aconsejan comenzar a dar comidas sólidas a los bebés prematuros a partir del 4° o 5° mes de la fecha en que debía haber nacido (no desde que nació), porque si se les da antes de este tiempo pueden atragantarse, ya que todavía no desarrollaron su habilidad para tragar.

Sueño

Aunque los bebés prematuros duermen más horas por día que los bebés nacidos a término, duermen por períodos de tiempo más cortos, por lo que se despiertan y se duermen más a menudo.

Todos los bebés deben dormir boca arriba, no boca abajo. El colchón debe ser duro y sin almohada. Esto evita que sufran el síndrome de muerte súbita infantil.

Vista y oído

Los ojos desviados (estrabismo)son más comunes en bebés prematuros que en los a término. La mayoría de las veces este defecto se corrige solo a medida que el bebé crece. Si esto no ocurre es conveniente que consulte con un oculista.

Otro problema de la vista que a veces tienen los bebés prematuros es una enfermedad llamada Retinopatía de los Prematuros. Esta enfermedad puede ocurrir en bebés que han nacido mucho tiempo antes de lo esperado, a las 32 semanas del embarazo o antes. Si su bebé tiene chances de tener esta enfermedad, su médico le aconsejará que vea a un oculista para comenzar con el tratamiento adecuado y evitar así una pérdida de la visión.

Así como los bebés prematuros tienen más posibilidades de padecer alguna enfermedad de la vista, también la tienen de sufrir problemas de oído. Consulte con su médico si nota que el bebé no la escucha, si no gira la cabeza cuando usted le habla de atrás o si no se asusta cuando hace algún ruido fuerte cerca de él.

Vacunas

Las vacunas deben ser aplicadas a la misma edad que se les aplican a los bebés nacidos a término. Además se le debe dar la vacuna contra la gripe a los 6 meses de edad, porque son más propensos a engriparse que los bebés normales. Puede que sea conveniente vacunar a los integrantes de la familia contra la gripe para evitar que se enfermen y contagien al bebé.