Compartir

cuidado muslos veranoVerano, playa, sol, calor… y el deseo de lucir una espléndida y esbelta figura. Los brazos y los muslos son dos partes que debes cuidar y mimar para conseguirlo. Y, además, toma nota de algunas recomendaciones sobre lo que debes y no debes ponerte para ser la sensación del verano.

Suben las temperaturas y es momento de asistir a fiestas, terrazas, convenciones, viajes… Seguramente tienes un vestido de impresión en el armario que no te pones porque te quedan los brazos o los muslos al descubierto y crees que no los tienes en forma.

El ejercicio físico, una dieta equilibrada (supervisada por un endocrino) y caminar 30 minutos diarios son rutinas que te ayudarán a conseguir tu objetivo. Y, además, algunas recomendaciones.

Cuidado de los Brazos

  • Utiliza un guante de crin de forma habitual y un jabon neutro que no dañe la piel. Frota de forma circular la zona superior del brazo. Además de sentir una sensación relajante y de alivio inmediata también activarás la circulación y eliminarás impurezas y granitos de la piel. Después del baño utiliza una crema hidratante.
  • Además, puedes practicar una tabla de ejercicios para tonificarlos y tomar el sol de forma moderada para verlos más bonitos.

Lo que debes y no debes ponerte

  • Si sientes que tienes un volumen excesivo en la parte superior de los brazos, te recomendamos que utilizes camisetas o camisas, preferiblemete de algodón manga tres cuartos y, a ser posible con cuello de pico. Estiliza la figura.
  • Si aprieta el calor y necesitas despojarte de la ropa para dejar al descubierto los brazos lo mejor son las prendas que se ajustan al cuello y dejan al aire los brazos. L prensa que se ajusta al cuello crea un “efecto reductor” porque la mirada se centra en el cuello antes que en los brazos.
  • Mejor no utilices licras ni tejidos que marquen excesivamente los contornos que no te interese destacar.
  • Si por el contrario tienes unos brazos extremadamente delgados lo mejor son camisetas de tirantes convencionales. Equilibran la figura y, visualmente hablando, se reparte el volumen. En tu caso, el género de la prenda no supondrá un problema a no ser que tengas un pecho muy reducido.

Cuidado de los Muslos

Ten en cuenta que debes hacer ejercicio para mejorar el estado de tus muslos. Los ejercicios físicos obligados son los que implican flexionar y estirar las piernas tumbada sobre el suelo boca arriba contrayendo y relajando las piernas. Y, además:

  • Si tienes un exceso de volumen en los muslos no debes optar por las minifaldas, ni por tejidos tipo raso o faldas de tubo porque sólo sirven para potenciar el contorno de la figura que a ti te interesa remodelar o desfocalizar.
  • Sin embargo, las faldas triangulares en forma de campana estrechitas de arriba y amplias de abajo por encima de las rodillas te quedarán divinas.
  • El pantalón recto y sin costuras visibles no debe ser excesivamente largo aunque esté de moda.
  • El biquini debe ser proporcionado. Evita el estilo tanga, lo que necesitas es que te sujete bien sin apretarte y equilibre las formas.
  • Si por el contrario sufres de extrema delgadez en los muslos, pantalones, faldas y biquinis… en un principio puedes utilizarlos a tu libre albedrío pero recuerda que lo realmente bonito de un cuerpo son las formas bien modeladas.

Ejercicios en la playa para mantener la linea

ejercicios playaEn verano la playa se convierte en un gran espacio para cuidarnos, a parte de disfrutar del sol y de un buen día de descanso también podemos realizar numerosos ejercicios que nos ayuden a mantener la linea y  a cuidar nuestra salud, podemos divertirnos y aprovechar cada segundo del verano.
No olvides tomar mucha agua y evitar muchas horas de sol.

Correr:

Correr 30 minutos por la playa, realizando zigzag  alternando entre arena mojada y seca, fortalecerá nuestros gemelos, piernas y glúteos entre otros.

Correr en arena mojada o dentro del agua aumentara la intensidad del ejercicio, ayudando a la quema de caloría y al bienestar de nuestro sistema cardiovascular.

Nadar:

Nadar  30 minutos,marcate distancias y repitelas varias veces. La natación hace que todos los músculos de nuestro cuerpo trabajen, fortaleciéndose y equilibrándose.

También puedes realizar ejercicios de pie en el agua como caminar y ejercer fuerza con las piernas hacía delante ya que la intensidad de los ejercicios es aún más fuerte que fuera del agua.

Todos estos ejercicios podemos combinarlos con algunas abdominales antes de empezar, que nos ayudarán a reafirmar el vientre.