Compartir

esenciales cabelloEl cuidado del cabello, o el miedo a perderlo en el caso de los hombres, suele ser una de las cuestiones estéticas que más quebraderos de cabeza da incluso a aquellas personas menos preocupadas por su aspecto personal.

El cabello y la forma de llevarlo es una expresión de nuestra personalidad y ofrece mucha información sobre nosotros a quienes nos rodean. De hecho, la “batalla de los pelos” suele ser un episodio por el que pasan, obligatoriamente, los padres de adolescentes de ambos sexos empeñados en reafirmarse a través de teñidos estridentes, greñas desmesuradas o rapados desérticos.

Para tener un cabello bonito es imprescindible cuidarlo, y estas atenciones exceden las del champú a granel y la visita al peluquero cuando no hay más remedio, que es lo máximo que muchos varones están dispuestos a hacer por su pelo siempre que, eso sí, no empiece a caerse.

Respecto a las mujeres, aunque la mayoría prestan más atención a sus cabezas que los hombres, también están las que se resisten a pasar por la peluquería y lucen cortes desabridos, coletas de emergencia y colores insólitos provocados por los tintes inadecuados.

El consejo para tu cabello

¿Qué podemos hacer por nuestro cabello? Llevarlo siempre limpio utilizando un champú y un acondicionador adecuados a nuestro tipo de cabello y a sus problemas.

No cualquier champú vale para cualquier tipo de cabello y además el pelo, como órgano vivo que es, puede cambiar debido a causas internas -una depresión, un embarazo e incluso un régimen alimenticio- o externas, bien sean naturales, como los cambios climáticos o de humedad ambiental, o provocadas, como un tinte, unas mechas o una permanente. Por eso es conveniente cambiar de champú según vayan cambiando nuestras necesidades.

Utilizar una mascarilla capilar al menos una vez por semana. Cortarle las puntas al menos una vez al mes, no sólo para mantener el estilo del corte, sino para fortalecerlo y mantenerlo sano.

Llevar una alimentación sana. Al igual que en el caso de la piel, una mala alimentación se reflejará en nuestro cabello haciéndolo aparecer apagado y sin brillo.

Seguir al pie de la letra las instrucciones de los tintes o reflejos para hacer en casa, sin experimentar por nuestra cuenta mezclas de productos o aumentar el tiempo de pose. Así nos ahorraremos disgustos.