Compartir

bebidas energéticasLa publicidad describe las bebidas energéticas casi como milagrosas, pero cada vez más expertos llaman la atención sobre ellas, y aconsejan su análisis y consumo moderado.

Las bebidas energéticas o de energía líquida suelen contener un cóctel de vitaminas como ácido pantoténico, biotina, vitamina B6 y B12 y niacina, que son necesarias en una dieta considerada equilibrada.

También incluyen otros ingredientes como cafeína, inositol, taurina, ginseng o D-glucorolactona, muy estimulantes pero cuestionados por numerosos investigadores. La creciente popularidad de estas bebidas, de las que muchos jóvenes abusan e incluso mezclan con alcohol, ha provocado que organismos como el Comité Científico de la Alimentación (CCA) de la Unión Europea o la Asociación Estadounidense de Diabetes (AED) hayan dado la voz de alarma. Para el CCA, el término “bebida energética” es subjetivo y comercial, pero no legal. Este organismo evaluó la taurina, la D-glucorolactona y la cafeína, y concluyó que las interacciones entre estas sustancias pueden ser problemáticas.

Por su parte, la AED alertó de que “el uso excesivo del ginseng puede causar un aumento de la presión sanguínea y disminuir el nivel de azúcar en la sangre, algo que los diabéticos deben tener en cuenta“. La agencia sueca de seguridad alimentaria advirtió de que una de estas bebidas, Red Bull, contiene cafeína equivalente a 12 tazas de café y no debe consumirse con alcohol. Michael Hirt, médico estadounidense, concluyó que esta bebida tiene la misma taurina que 500 vasos de vino tinto.