Compartir

cuando empezar con las cremas antiarrugasLa respuesta es sencilla: cuando se noten las primeras líneas de expresión debemos empezar a utilizar las cremas antiarrugas. Sin embargo, existen dos tipos de ‘primeras arrugas‘ que requieren tratamientos diferentes.

Arrugas Naturales

Son aquéllas causadas por nuestra forma de gesticular y que aparecen alrededor de los ojos, a los lados de la boca y en la frente. La edad de su aparición depende de la morfología propia de cada rostro y nuestra manera de expresarnos. Para estos casos son idóneas las cremas con ‘efecto bótox’, que suavizan esas contracciones de la piel que acaban creando la arruga. Combinan hidratación y activos antiedad, pero sin aportar demasiada grasa.

Arrugas provocadas por el sol

Dada nuestra obsesión por el bronceado, este tipo de arrugas se presenta a edades cada más tempranas. De origen y evolución diferentes a las naturales, se caracterizan por ir acompañadas de una textura más gruesa de la piel, pequeñas manchas de pigmentación y ser muy profundas. Es el llamado fotoenvejecimiento. Para corregirlo, lo mejor es la combinación de protección por el día con cremas con filtros solares y muy ricas en antioxidantes, y con una ligera exfoliación cada noche, conseguida con productos con ácido glicólico, salicílico o retinol, que además ayudan a estimular la producción de colágeno nuevo.