Compartir

cosmética frioBajo control médico, los tratamientos que utilizan frío borran manchas, arrugas y otras irregularidades de la piel. Son rápidos, efectivos e indoloros y ayudan combatir la flaccidez, la celulitis y las alteraciones flebológicas.

El frío tiene tres aplicaciones principales: es descongestivo, anestésico y, bajo el control adecuado, provoca exfoliación y recambio de la piel. Dentro de la última tecnología que emplea el frío, se destaca el láser que es una de las técnicas estéticas más solicitadas a la hora de eliminar marcas de berrugas, cicatrices y acné.

En líneas generales, el láser actúa por dos caminos: uno de acción superficial y otro de acción más profunda. Al ser una técnica con bajas temperaturas permite tratar pieles sensibles y también zonas extremadamente finas y delicadas como el contorno de los ojos.

La más suave o de acción superficial se llama Resurfacing, se realiza en una sola sesión, no necesita anestesia y sirve para eliminar arrugas, marcas de acné, cicatrices de varicela y manchas de sol.

Existe otra técnica, más profunda, que utiliza láser con la combinación de gas criógeno. Un dispositivo dispara gas sobre la piel, la enfría y así la prepara para la intervención del láser. El trabajo combinado estimula la regeneración de colágeno y elastina borrando arrugas marcadas y previniendo la formación de las mismas.

Otra opción es el Cryopeeling método que utiliza nitrógeno líquido y también sirve para casos de arrugas, manchas y cicatrices.

La criocosmética no es sólo cosa de mujeres, el 24 por ciento de las consultas pertenece al sector masculino. Además de los tratamientos específicos existe una variedad de productos cosmetológicos fríos en forma de geles, lociones y máscaras que son otra buena alternativa para considerar ya sea para combatir los clásicos enemigos de la belleza o simplemente para refrescar.