Compartir

cremas, verdades y mentiras¿Es posible acabar con las arrugas en unas semanas? ¿Y con la celulitis aplicándote una crema? Descubre lo que hay de promesa y de realidad en la cosmética. Estarás harta de ver en los anuncios eso de ‘reduce las líneas de expresión en un mes’ o ‘puedes parecer 10 años más joven en sólo 15 días’. La duda es saber cuánta verdad hay en estas afirmaciones y cuánto de marketing. Todo lo que querías saber sobre el poder de las cremas y nunca te atreviste a preguntar lo encontrarás aquí.

Cremas antiedad: la revolución

Las cremas antiedad suavizan las arrugas, aunque no hacen milagros. Tras un mes de aplicación, los resultados se notan pero únicamente a través del microscopio. A los dos o tres meses, sus beneficios son ya visibles. Los científicos han conseguido identificar los mecanismos que originan las arrugas: el estrés, la dermocrispación o la desaparición de los tejidos de mantenimiento son algunos ejemplos.

Con estos datos, los laboratorios han desarrollado activos que actúan en la superficie y en la dermis. Por eso, elige productos en cuyas etiquetas aparezcan Alfa-Hidroxiácidos (AHA), vitaminas A y C o retinol. Además, y gracias a la ‘tecnología de los vectores’, es decir liposomas y nanosomas, se ha mejorado la penetración de estos activos. Pero para frenar el envejecimiento hay que empezar a cuidarse desde muy joven, a los 20 años: nunca acostarse maquillada, usar hidratantes a diario, tener mucha precaución con el sol, no fumar ni beber y nunca estresarse. Es decir, vivir en el ‘País de nunca jamás’ en la zona abstemia y libre de humos. Pero como la realidad es otra, si sigues una dieta equilibrada, te proteges de los rayos UV y con limpiezas regulares de cutis, además de las cremas, podrás ganarle al calendario entre cinco y 10 años.

Los anticelulíticos

LOS MILAGROS NO EXISTEN. A la pregunta de si una crema puede eliminar la celulitis, los especialistas están todos de acuerdo: no. Pero sí es cierto que pueden contenerla y disminuirla de forma muy significativa. El consejo: aplicarla generosamente, es decir, sin ahorrar producto, y de forma regular y prolongada. Este tipo de cremas favorecen el metabolismo y son drenantes.

CON CONSTANCIA. Hasta pasados tres meses no verás resultados, pero sólo si te las das todos los días.

Cremas de día y de noche

CUIDADO COMPLETO. Utilizar únicamente una crema de día no quiere decir que, por la noche, la piel no saque ningún beneficio de ella. Aunque si lo que buscas en un cuidado completo, los dermatólogos recomiendan el uso de ambas. ¿Por qué? Porque durante el día es más conveniente dar prioridad a los tratamientos protectores, mientras que por la noche, cuando descansamos, son mejores los activos reparadores. UTILIDADES DIFERENTES. Las texturas son distintas: las diurnas tienen una fórmula que permite maquillarse, mientras que las cremas de nocheson más opacas.

Precio contra eficacia

MÁS ACTIVOS. Lo que está claro es que una crema cara no tiene por qué ser eficaz. En este caso entran en juego modas y estrategias de marketing. Existen muchas con un precio muy razonable que son excelentes, pero es cierto que en las más caras encontramos un mayor contenido de activos. EFECTO BÓTOX. Los expertos recelan de este tipo de cremas, porque una molécula aplicada sobre la piel nunca podrá paralizar un músculo facial.