Compartir

tratamiento de la hipertensión arterialCuando pequeños vasos sanguíneos llamados arteriolas se estrechan, la sangre ejerce mas presión sobre las paredes del resto de las arterias. Este aumento de presión, la hipertensión arterial, generalmente se tolera bastante bien incluso durante años. Por esto el momento de inicio del problema es difícil de determinar ya que en la mayoría de los casos no produce síntomas.

Existe una presión máxima (cuando el corazón se contrae) y una mínima (cuando el corazón descansa entre latidos). Ambas presiones pueden elevarse conjuntamente o hacerlo individualmente, siendo dañinas cualquiera de las dos situaciones.

¿Cuál es la presión ideal?

La presión ideal para los adultos de cualquier edad es 120 mmHg de máxima (sistólica) y 80 mmHg de mínima (diastólica). Generalmente decimos 120/80 o menos. Se considera presión normal hasta 135/85. a partir de allí y hasta 140/90 es normal alta.

¿Cuándo se considera que la presión esta alta?

Cuando la presión es 140/90 o más hablamos ya de hipertensión arterial. Esto vale también para las personas mayores.

Es importante saber que una sola toma de presión elevada no es diagnóstico de hipertensión arterial pero si debe abrir la sospecha de que la hipertensión puede haber comenzado y debe ser buscada. Si son más de dos veces en días distintos, el diagnóstico se confirma y el médico iniciará una evaluación del estado de los órganos blanco además de buscar alguna posible causa (la llamada hipertensión secundaria).

¿Qué perjuicios trae la hipertensión?

Existen algunos órganos que son claramente perjudicados por el aumento de la presión arterial. Estos son el corazón, el cerebro, los riñones, la retina y la aorta. Cuando su médico le encuentre la presión alta estudiara estos órganos para ver su grado de afectación, esto determinará en parte la necesidad de controlar la hipertensión arterial mediante medicación antihipertensiva y la celeridad con que debe hacerlo.

¿Cuál es la causa de la hipertensión?

En el 95% de los casos de personas hipertensas no hay una enfermedad que la cause, decimos hipertensión primaria o esencial. En el otro 5% de las personas con presión alta, la hipertensión es un síntoma de otra enfermedad y por eso se la llama secundaria, su médico evaluará desde la primer consulta y a lo largo del tiempo si de esto se trata ya que el tratamiento puede ser muy diferente.

¿La sal es lo único que contribuye a elevar la presión arterial?

No, la hipertensión arterial es una enfermedad compleja donde factores genéticos interactúan con otros factores que nos rodean (ambientales). La sal (el sodio) es uno de los factores ambientales sin embargo no es el único, el sedentarismo, el exceso de peso, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la falta de consumo de frutas y verduras, el consumo de analgésicos, algunas medicaciones, el avance de la edad, el estrés son algunos de estos factores. El control de estas variables es una de las partes más importantes del tratamiento, y a veces determinan la falla en el control de la presión arterial.

¿Que efectos adversos producen las pastillas?

Si luego de la evaluación inicial se llega a la conclusión de que usted es hipertenso, su médico le indicaré una serie de medidas llamadas no farmacológicas para tratar de controlar la hipertensión arterial: Una dieta adecuada (dieta DASH, dieta hiposódica, aumentar el consumo de potasio, calcio, magnesio y de ácidos grasos omega 3), dejar de fumar, controlar el consumo de alcohol, hacer ejercicio, evitar medicaciones innecesarias. Si con esto y en un lapso prudencial de acuerdo a sus antecedentes y al nivel de su presión no se logra el objetivo de volver a tener presión arterial normal se recurrirá a medicación antihipertensiva.

Los remedios antihipertensivos, deben tomarse todos los días, no suspenderlos, en general se toman por tiempo indeterminado ya que la hipertensión raras veces se cura. Actualmente las drogas usadas son muy seguras, pero no por ello no producen efectos adversos (por ejemplo mareos, tos, calambres, cansancio, etc). Usted debe hablar con su médico ya que existen formas de evitar estos efectos sin perjudicar su tratamiento.