Compartir

controlar el estrésEstrés es la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de las personas que buscan adaptarse y reajustarse a presiones tanto internas ( frustración, ansiedad, sobrecarga) como externas (en el trabajo o escuela, con la familia, amigos) . El estrés es una reacción normal en gente de todas las edades frente a situaciones de cambio o desafíos. Se produce también cuando una persona se siente en peligro.

¿Qué hacer cuando el estrés nos agobia?

Esta es una señal de alarma. El estrés puede volverse muy difícil de sobrellevar y controlar. Cuando se siente así, parece que nada tiene posibilidades de cambio. La manera más directa de empezar a vencer esta situación es hablar al respecto con alguien. Ponerle palabras a las sensaciones por las que está atravesando es el primer paso para manejar el estrés y empezar a sentirse mejor.

Signos de estrés:

  • Sentirse deprimido, irritable, culpable, cansado
  • Tener dolor de cabeza, dolor de estómago, presión alta, dificultad para dormir
  • Aumentar o disminuir de peso
  • Reírse o llorar sin motivo
  • Culpar a otros por cosas desagradables que le pasan a uno
  • Sólo identificar lo negativo de cualquier situación
  • No poder disfrutar como antes o considerar aburridas relaciones o cosas que antes resultaban entretenidas
  • Resentirse con otros por las propias responsabilidades

Cosas que sirven para combatir y controlar el estrés:

  • Comer comidas sanas
  • Tomar menos café
  • Dormir lo suficiente
  • Hacer ejercicio

¿Siempre es negativo el estrés?

No. En realidad, un poco de estrés es positivo. La mayoría de las personas no tenemos impulso para hacer bien todas las cosas -deportes, trabajo, escuela, vida cultural – sin el estímulo de la competencia. Sin el estrés, muchos de nosotros no llegaría a concretar proyectos o no sería puntual en su trabajo. Además, el estrés también existe en situaciones favorables como por ejemplo: un ascenso en el trabajo, un viaje o una mudanza.

Cuando el estrés es excesivo…….

El estrés paraliza. Hay investigaciones que demostraron que partes del cerebro pierden funcionalidad como resultado de la exposición a factores estresantes.

El estrés es muy popular actualmente:

Es muy fácil sentirse estresado con el ritmo de vida actual. La cantidad de cosas que suceden a nuestro alrededor y sobre las cuales no tenemos control alguno generan frustración: en lo personal, lo familiar, laboral o social. Una reacción muy común frente al estrés es la autocrítica. A veces incluso el pensar que no hay posibilidad de cambiar nada. Pero esto no es así, por ello es necesario controlar el estrés.

Actitudes que no sirven para controlar el estrés:

Hay algunos caminos seguros y otros no tanto para combatir el estrés. Es peligroso intentar escapar de los problemas consumiendo alcohol o/y drogas. Si bien parecen soluciones fáciles, no lo resultan. Intentar combatir el estrés con alcohol y drogas agrega nuevos problemas, como la adicción y los trastornos de salud y familiares relacionados.

¿Qué hacer para sentirse mejor?

A pesar de que muchas veces no se puede controlar lo que produce el estrés, si se puede controlar la reacción que tenemos. La forma de pensar acerca de las cosas determina nuestra manera de sentir. Al cambiar la manera de pensar, puede cambiar la manera de sentir. Estas son algunas ideas para manejar el estrés:

  • Escribir una lista de lo que resulta estresante: pensar en los amigos, la familia, el trabajo o escuela y otras actividades. Aceptar que no se puede controlar todo.
  • Manejarse con el control de las cosas posibles: si esta trabajando demasiadas horas y no puede realizar otras actividades programadas, hablar con quien corresponda para intentar una solución.
  • Darse un respiro a uno mismo: recuerde que no se puede satisfacer a todos en todo. Permítase equivocaciones de vez en cuando.
  • No se comprometa a hacer lo que no puede o no desea: si ya está demasiado ocupado con sus cosas, no se ofrezca para organizar el evento del próximo sábado. Si está muy cansado y no quiere hacer ningún programa, comparta con sus amigos alguna otra salida.
  • Busque con quien hablar. Compartir lo que le está pasando con sus amigos o su familia puede darle la posibilidad de expresar sus emociones y ayudarle a controlar el estrés. Quizás los problemas referidos a su vida social o familiar sean los más complicados para hablar. En tal caso, tome en cuenta a alguien ajeno a su círculo íntimo como por ejemplo, el líder de su congregación religiosa, su médico de cabecera o un profesional de su cobertura de salud.
  • Acuérdese de Ud. mismo: haga aquello que le otorga bienestar, ya sea deportes, meditaciones, vida cultural, hobbies.
  • Trate de encarar el cambio como un desafío positivo en vez de un castigo.