Compartir

consejos caspaLa caspa, esa leve pero molesta nevada que invade los hombros y la espalda de muchas personas y que arruina hasta el traje y el peinado más impecable, se produce a causa de una descamación del cuero cabelludo originada por una alteración en las glándulas sebáceas.

Quienes la sufren deben usar siempre productos específicos para este problema, pues se agrava o aumenta si se abandona el tratamiento y se usa un champú normal. Además, es una alteración que puede empeorar ante situaciones de estrés o tensión, por lo que es imprescindible ser constante.

Sin embargo, no hay que confundir un problema de caspa leve o normal, que puede controlarse sin problemas con los productos adecuados, con alteraciones más graves, como la dermatitis seborreica, que también provocan descamaciones del cuero cabelludo y que deben ser tratadas por especialistas médicos.

Evita cepillarte el cabello en exceso para no favorecer la descamación y no utilices los cepillos de cerdas largas y rígidas tipo “esqueleto”, sino los de cerdas naturales más espesas y suaves.

Si llevas el cabello largo, no intentes desenredarlo tirando desde la raíz y hazlo mechón a mechón sosteniéndolo sobre la palma de la mano y cepillándolo sobre ésta. Tardarás más pero podrás acabar con la caspa antes.