Belleza

Consejos para cuidar el cabello de la exposición solar

cuidado pelo al solDespués de tomar sol es necesario cuidar el cabello dañado. Expertos recomiendan aplicar cremas de tratamiento para hidratarlo, emulsionarlo y tonificarlo, además de protegerlo con productos con filtro UV y revivirlo usando mascarillas de colágeno y ceramida. Sepa qué consejos seguir para lucirlo espectacular esta temporada.

A todas las mujeres les gusta tener un pelo sedoso, humectado, brillante y muy fuerte. Pero muchas no saben cómo cuidarlo cuando está dañado por los rayos ultravioleta. Estos primeros días del año son la oportunidad ideal para brindarle al cabello los mimos, cariños y masajes olvidados por tanto tiempo.

Para empezar, hay que tener siempre a mano las cremas de tratamiento –ya sean hidratantes o restauradoras-. ¿Para qué sirven? Además de combinar la zona con agua y devolverle la humedad perdida por las altas temperaturas del verano, estas lociones emulsionan y tonifican el pelo. Se deben aplicar en las puntas cada vez que se limpie el cabello (lo ideal es lavarlo cada dos días).

Pero, ¿Cómo uno se da cuenta de que hay exceso de crema en el cabello? Cuando el pelo empieza a quedar pegado, sin vida, cuando se lo peinan hacia atrás y vuelve a caer, no tiene forma y está muy lacio. Entonces hay una sobredosis y se debe ir parando su aplicación”. La idea es no llegar a estos extremos, sino que por el contrario, darle la bienvenida a la hidratación.

Para las mujeres que quieran y puedan ir a la peluquería la opción son las ampollas hidratantes –que son pura vitamina, proteína y minerales– y que penetran más directamente que la crema. Nada mejor que quedar en las manos de los expertos y disfrutar.

En estos centros de belleza hay una infinidad de técnicas para restaurar y cuidar el cabello dañado. Hay masajes específicos para cada tipo de pelo y trastornos del cuero cabelludo: para la hidratación, la resequedad, el casco, entre otros. Pero también hay algunos masajes que se pueden hacer en el hogar. Te lavas el pelo y te dejas la crema de tratamiento puesta y en el ratito en que tú te enjabonas el cuerpo, el producto ya está accionando de alguna forma.

Esta loción también opera eficazmente si se coloca sobre ella una gorra de baño y se sale al sol –siempre que el pelo no sea graso-. Pero, obviamente, si se compara el masaje casero con uno en la peluquería, este último es mucho mejor.

Para las mujeres que andan más escasas de presupuesto se puede recurrir a los productos naturales para el cuidado del cabello. Siguiendo las recetas de las abuelitas, están las máscaras de huevo –que tienen muchas proteínas y nutrientes- pero su gran problema es el mal olor que queda en el pelo. También está la máscara de palta, que devuelve la grasa perdida.

Además, es necesario aplicar un acondicionador que no sea excesivamente graso, que tenga ceramida y colágeno, que hidratan y restauran el cabello.

También hay que emplear una mascarilla –una o dos veces por semana- para evitar la deshidratación de la zona. Se debe usar en la fibra capilar, no en el cuero cabelludo –salvo en el pelo seco-. Hay algunas que se dejan todo el día y otras que las aplicas y las dejas actuar unos 10 ó 15 minutos y luego las eliminas.

Una buena opción para proteger y cuidar el cabello esta temporada son las cremas, gel o silicona que contienen filtro UV, ya que cuidan esta zona antes y después de la exposición solar. Hay que acostumbrarse a usarlo al igual que el fotoprotector para la piel.

Se debe tomar conciencia de que todos estos consejos no están de más. Si no se cuida el cabello en verano pueden ocurrir graves consecuencias. El cloro de la piscina, las sales del mar, combinado con los rayos ultravioleta hacen que el cabello se dañe agresivamente luciendo un aspecto pajoso, reseco, opaco, tieso y por supuesto, deshidratado y con las puntas partidas. El pelo se vuelve más frágil y pierde su belleza.

Además recomienda evitar en lo posible el uso del secador –una buena idea es llevar el pelo corto para que se seque al aire libre-. En las piscinas, utilizar gorros de baño para que el cloro no lo dañe. Además, tomar bastante líquido, ya que el agua se irradia a todo el cuerpo, tanto a la piel como al cabello. Y tener una dieta balanceada rica en frutas y verduras.