Compartir

manos y uñas perfectasPara que el maquillaje de nuestras uñas sea perfecto, debemos seguir los siguientes consejos…

Si optamos por llevar las uñas pintadas, deberemos ser muy cuidadosas y llevarlas siempre perfectas: pocas cosas dan tanta impresión de desaliño como unas uñas con el esmalte saltado o descolorido.

Es imprescindible que usemos primero una base y luego pongamos dos capas finas de la laca de color, dejándolo secar bien. Actualmente, las lacas express acortan muchísimo este tiempo de secado.

Si nos salimos del borde de la uña, retiraremos el exceso con un bastoncillo impregnado en desmaquillante para uñas. Pero si “metemos la pata” en una de las uñas es mejor retirar con quitaesmalte, esperar un poco y volver a aplicar desde el principio. Si nos obstinamos en intentar tapar el error con una capa aún más gruesa de esmalte cosecharemos un seguro fracaso en forma de pegote que tardará horas en secar.

El quitaesmalte reseca las uñas, por eso es importante elegir uno con propiedades hidratantes y aplicar crema en las uñas y las cutículas tras retirar la laca. Si no se desea llevar las uñas pintadas de oscuro se puede optar por la llamada manicura francesa, aunque hay que ser muy experta para hacerla de forma casera.

Consiste en pintar una media luna con un esmalte blanco o muy claro justo en el borde superior de la uña y pintar el resto y por encima con brillo o un tono rosado transparente. Queda muy bien en uñas no demasiado largas. Si quieres que el esmalte permanezca inalterable por más tiempo, pasa las uñas por agua fría una vez estén bien secas.

No se llevan las uñas excesivamente largas, además de poco práctico no resulta elegante. Lo ideal es que sobresalga uno o dos milímetros de la yema del dedo. Tampoco son bonitas las uñas puntiagudas, es mejor limarlas de forma recta o redondeada.