Compartir

consejos depilaciónDoce millones de españolas se depilan. Piernas, ingles y axilas son el blanco preferente de un regimiento de cuchillas, toneladas de ceras y cremas y potentes rayos láser, dispuestos seguir toda clase de consejos para acabar como sea con el antiestético vello.

Las distintas opciones de depilación forma parte de los hábitos de higiene más habituales entre mujeres y adolescentes a partir de los 13 años. La mayoría de ellas utiliza la cuchilla; tras ellas se encuentran las que prefieren los sistemas eléctricos, la cera y los métodos químicos (cremas y espumas).

Los estudios confirman que a las españolas les gusta sentir la piel libre de vello. En general, en casa se utilizan métodos rápidos y de fácil manejo, y a los centros médicos y estéticos acuden en busca de sistemas más definitivos y de otros, como la cera, que se aplican allí con mayores garantías de éxito y, sobre todo, con más comodidad.

Consejos para depilarte

  • Exfolia primero la piel. Pasa un guante de crin o una esponja de lufa por las piernas para eliminar las células muertas y enderezar el vello rebelde que permanece incrustado en la piel. Los exfoliantes ayudan también a alisar la piel para que cuchillas y maquinillas se deslicen mejor y la epidermis quede lisa y sin granitos.
  • Procura no arrancar a tirones la cera fría o la caliente. Para evitar que se rompan los pelos y que se desplace el tejido cutáneo, el tirón tiene que hacerse con mucha suavidad y precisión. Si no sabes cómo hacerlo, es mejor que acudas a un centro de estética. Aunque con los métodos actuales resulta difícil quemarse, no es recomendable aplicar ni siquiera cera tibia o fría sobre una piel que esté dañada, irritada, con acné, varices o pequeñas venas.
  • Cortarse con las maquinillas diseñadas especialmente para las mujeres que se depilan con cuchilla es casi imposible. Los nuevos geles y espumas depilatorias sin jabón preparan la piel y superan en virtudes cosméticas al jabón tradicional. Estos productos facilitan, además, el deslizamiento de la cuchilla, consiguen un acabado mucho más depurado y dejan la piel suave e hidratada. El único mantenimiento que requieren es cambiar de manera frecuente la cuchilla.