Compartir

cuidado de los piesEl cuidado de los pies es mucho más que una moda pasajera. La pedicura debería ser un hábito de la higiene diaria para mantener los pies sanos. Un pie normal soporta perfectamente el peso del cuerpo, la fuerza de la aceleración, el roce contra el suelo… está adaptado para andar, correr o saltar. Los pies soportan un peso medio de entre 70 y 120 Kg.

Los huesos, articulaciones, músculos y tendones del pie forman la construcción mecánica más compleja del cuerpo humano. Los huesos constituyen una bóveda con tres puntos de apoyo: arco interno, arco externo y talón. En el pie hay 26 huesos, la mayor parte del peso corporal descansa sobre los siete huesos del tarso que son los más fuertes. De los cinco huesos metatarsianos depende la anchura del pie. El primer dedo es el más fuerte, el segunto el más largo y el último el más corto. Los dedos están formados por tres falanges, excepto el pulgar que sólo tiene dos.

Los músculos, que están unidos a los huesos mediante los tendones, garantizan el movimiento. Algunos son pequeños y fundamentalmente apoyan a la musculatura de la pierna, otros están situados entre los espacios intermedios del metatarso y unen o separan a los dedos. Los músculos pequeños de la planta del pie contribuyen al sostenimiento del arco y protegen los vasos sanguíneos y nerviosos. Los capilares y las terminaciones nerviosas son muy amplias en el pie. Los nervios transmiten información contínuamente al cerebro. Esta gran red de terminaciones nerviosas la utilizan la reflexología podal dado que los puntos reflejos conectan con los órganos y pueden así activarse. Por otro lado, la red de capilares facilita el bombeo y correcto retorno venoso de la sangre.

La piel de la planta de los pies cuenta con muchas glándulas sudoriparas. La secreción ácida de las glándulas forma una capa protectora contra la penetración de sustancias patógenas.

Problemas comunes de los pies

Los trastornos más comunes de los pies (pies planos, pies cavos, callos, juanetes, pies de atleta,…) afectan al 70% de la población española según la Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie. En personas mayores de 65 años el porcentaje se eleva al 90%. La esteticista se encuentra con mucha frecuencia pies con problemas sanitarios, ella debe saber cuando enviar al cliente a un especialista. Muchos expertos indican que el 50% del problema de los pies los provoca un calzado inadecuado.

Las durezas y los callos se desarrollan como una protección contra una fricción no natural y terminan siendo muy dolorosas. Estos problemas se van trasladando en cadena, las rodillas pueden desviarse, la cadera y la columna padecen los problemas provocados por un calzado inadecuado. Por ejemplo, el tacón alto fuerza toda la estructura del pie, el tobillo y la pantorrilla. Los zapatos de punta estrecha juntan los dedos hacia el centro y los desplaza de su eje natural. La utilización de un calzado un número menor del que corresponde, algo bastante frecuente, puede ser la causa de los dedos de martillo que únicamente se soluciona mediante cirugía.

Tratamientos en cabina

Para hacer la pedicura son necesarias condiciones de seguridad e higiene óptimas. Las durezas y rugosidades de la piel se pueden eliminar por abrasión mediante el uso de productos cosméticos exfoliantes y accesorios abrasivos al uso. La superficie de la lámina ungueal se puede pulir con utensilios y productos específicos. Hay 2 alteraciones de las uñas de los pies en las que se puede actuar (y no enviar al paciente al especialista): La onicorrexis, cuando las uñas presentan líneas longitudinales o transversales y la onicogriposis, uñas engrosadas de superficie irregular y opaca que tiene origen traumático bien sea por un golpe o por usar calzado inadecuado.

También podemos efectuar masaje manual hasta lograr la absorción del producto utilizado.

Por ello, se pueden ofrecer diferentes tipos de pedicuras, desde un simple baño de agua tibia, limar durezas, dar forma a las uñas y un suave masaje hasta una pedicura spa, baño de pies con sales y algas marinas, exfoliación con sales, mascarillas a base de fangos marinos, masajes con aceites enriquecidos,… Cada profesional desarrolla tratamientos exclusivos para cuidar los pies de sus clientes.

Ahora tambien se puede ofertar la aplicación de uñas de gel o porcelana o nail art (colocación de pequeños cristales de colores o dibujos en las uñas) para que nuestras clientas luzcan sus pies con sus sandalias favoritas.

Tras finalizar el servicio aconsejad al cliente para mantener los resultados estéticos y para una correcta higiene en los pies. Indicarle algun producto cosmético que le ayude a descansar los pies, mantener la piel hidratada o desodorizada segun sus necesidades. Por supuesto explicarles también las pautas de aplicación.

Consejos de higiene de los pies

  • Lavar diariamente los pies con agua y jabon ph neutro y secarlos cuidadosamente y fundamentalmente entre los dedos.
  • Cortar las uñas en forma cuadrada, ni demasiado cortas ni demasiado largas.
  • En cuanto al calzado usar calzado que sujeten el pie sin comprimirlo, de materiales no sintéticos. No usar tacones planos ni mas alto de 4 ó 5 cm. Punteras cómodas para los dedos de los pies. Conviene calzar alternativamente 2 ó 3 pares de zapatos diferentes.
  • Utilizar calcetines de hilo o lana para favorecer la transpiración.
  • Si hay exceso de sudor aplicar productos específicos o acudir al podólogo.
  • Evitar la obesidad y la falta de ejercicio.