Compartir

buena alimentación para niñosQue los padres den buen ejemplo, no solo a la hora de la comida, también en muchas situaciones relacionadas con esta, es fundamental para llegar a tener una buena alimentación para niños.

Si, por pura comodidad, damos diariamente a un niño un donuts o un par de magdalenas en lugar de un desayuno nutritivo; si la fruta, la verdura, las legumbres, el pescado… son excepciones en su dieta, estamos sentando las bases de la obesidad y sus secuelas.

Para prevenir esos problemas puede tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Organizar una despensa sana. Debe tener frutas, verduras, lácteos con poca grasa, cereales integrales, legumbres, carnes, pescados… 
  • Ser positivo. Es mejor hablar de lo que podemos comer que de platos ‘prohibidos’. Pero no solo eso, realmente prohibido hay muy poco, siempre y cuando se consuma con moderación y sentido común en una buena alimentación para niños. 
  • No discriminar. No hay que decir a un niño: ‘No tomes patatas fritas porque estás muy gordo. Debes comer verduras‘. Esa actitud hará que el niño odie las verduras y se lance sobre un plato más apetecible. 
  • Enseñar a los niños a cocinar. Si tus hijos llegan a adultos o adolescentes sin saber guisar, optarán por la comida rápida ya que es una manera de evitar complicaciones.
  • Comer en familia. Se ha visto que las familias que se reúnen para comer lo hacen de forma más sana. 
  • Intentarlo de nuevo. ‘Mis hijos odian las verduras‘, dicen muchos padres. Una idea es presentar los platos de forma más apetecible. 
  • No hablar de dietas adelgazantes a los niños. Las familias que lo hacen aumentan el riesgo de bulimias y anorexias en sus hijos. Si los hijos ven en sus padres que estas dietas son algo normal y que estar delgado a toda costa es un objetivo se pueden desencadenar estas enfermedades.