Compartir

consejos para viajar en aviónDiferentes compañías europeas han hecho llegar a sus pasajeros ciertas recomendaciones que sin duda convertirán en más saludable todo vuelo de duración superior a tres horas:

  • Tomar muchos líquidos en forma de agua y zumos, antes y durante el vuelo, para evitar la deshidratación. Normalmente la humedad relativa en la cabina es más baja de lo habitual (oscila entre un 10-20 por ciento). Es aconsejable aplicarse una buena crema hidratante en el rostro y cuello.
  • No ingerir comidas pesadas ni flatulentas desde las 24 horas anteriores, ya que debido a la altitud, el organismo se torna más sensible a ciertos alimentos.
  • No tomar alcohol o café desde un día antes del viaje, por su efecto diurético y vasodilatador.
  • No poner el equipaje de mano delante de las piernas.
  • Evitar las prendas muy ajustadas que opriman especialmente en los pies y pantorrillas.
  • Realizar, a menudo, ejercicios de pies: rotación de tobillos, hacia delante y hacia atrás de los dedos de los pies o apoyando el talón en el suelo, elevar los dedos de los pies y, a la inversa, apoyando éstos, elevar el talón. Si se puede, dar un corto paseo por el pasillo.
  • No tomar medicación hipnótica y evitar dormir con las piernas cruzadas.
  • Efectuar ejercicios de respiración durante el vuelo. Por ejemplo, inclinar la cabeza hacia un lado, permanecer así unos segundos y expulsar todo el aire de los pulmones. Colocar la cabeza en el centro y repetir hacia el otro lado. Tres veces.
  • En casos de riesgo adicional (enfermos cardiovasculares, pasajeros de edad avanzada) se debe consultar con el médico. También puede ser recomendable tomar una aspirina.