Compartir

consecuencias de fumarSe denomina tabaquismo a la conducta de fumar. Resulta muy difícil determinar cuando una persona tiene un problema de tabaquismo, pues éste está relacionado con algunas características del consumo (número de cigarrillos), del tabaco (cantidad de nicotina alquitrán y monóxido de carbono) y del historial de la persona (cuanto tiempo lleva fumando, si padece alguna enfermedad. . .)
¿Dónde se situaría el límite? , ¿cómo distinguir entre un consumo moderado y otro exagerado? No es fácil hacerlo y hay que partir de la idea de que a mayor consumo mayor deterioro estaremos creando en nuestro organismo.

Veamos algunas de las razones por las que las personas fuman:

  • Porque dependen fisiológicamente del tabaco. La nicotina es una sustancia que crea una gran dependencia. Cuando una persona fumadora, deja de fumar es posible que se sienta triste y nervioso, que esté de mal humor y que no pueda concentrarse. Cuando vuelve a fumar todo esos síntomas desaparecen.
  • Porque ha aprendido a fumar en determinadas ocasiones. Por ejemplo, siempre fuman después de comer o cuando sale con sus amigos. En otras palabras, ha hecho de la conducta de fumar un hábito. Lo que no sabe es que de la misma manera que ha adquirido esta costumbre la puede eliminar.
  • Porque es incapaz de reconocer las negativas consecuencias de fumar. Igual que con el alcohol y las otras drogas, la persona se centra en las consecuencias inmediatas y deja de lado los efectos que el consumo prolongado va a tener a largo plazo.
  • Porque le sirve para hacer frente a las distintas situaciones. Si se siente nervioso, fuma y se relaja. Fumar le produce placer y seguridad.
  • Porque es una conducta aceptada socialmente y facilitada por distintos grupos. La familia, los amigos, la publicidad…, pueden ofrecernos una visión bastante atractiva acerca del tabaco y de la conducta de fumar.

Bajo este panorama en el que todo parecen ser beneficios, nos encontramos con una realidad bien distinta.

Consecuencias de fumar para nuestro organismo

Lo primero que tener en cuenta es que este hábito no tiene consecuencias positivas. A partir de aquí podemos afirmar que fumar afecta de manera general a nuestro organismo, y particularmente lo hace de la siguiente forma:

  • Aparato circulatorio. Fumar reduce el diámetro de los vasos sanguíneos, aumentando la presión arterial y el ritmo cardíaco. Entre las enfermedades más destacadas este aparato encontramos: la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, arteriosclerosis o arritmias cardíacas, además que permite aumentar el nivel de colesterol en sangre.
  • Aparato respiratorio. El cáncer de pulmón de unos de los peores y más conocidos de fumar, sin embargo existen otras afecciones, relacionadas con el tabaco (si no causadas por el tabaco si que su consumo puede empeorarlo) y que afectan a nuestro aparato respiratorio como: enfisema pulmonar, obstrucción pulmonar crónica, bronquitis, asma
  • Aparato digestivo. El cáncer de laringe y cáncer de las células escamosas en la cavidad oral, son de las peores consecuencias de fumar para el aparato digestivo.
  • La piel sufre de envejecimiento prematuro y se acentúan las arrugas. Además la nicotina favorece la aparición de celulitis.
  • El pelo pierde luminosidad e hidratación. Además no hay que olvidar que el olor a tabaco queda impregnado en el pelo con mucha facilidad.
  • El olfato y el gusto pierden capacidad.
  • La nicotina genera adicción, lo que dificulta nuestra vida.
  • Afecta negativamente a nuestra vida sexual.

También son de sobra conocidas las repercusiones que puede tener el tabaco en los hijos de las mujeres fumadoras, y los efectos nocivos de la inhalación del humo por parte de los llamados fumadores pasivos (especialmente niños con padres fumadores).