Compartir

estres vida ajetreadaEl estrés se convierte en la consecuencia lógica del ritmo vertiginoso que llevamos en nuestras vidas. Pero, una vez dentro… ¿cómo superar una situación de sobrecarga? Aquí tenéis algunas propuestas para hacerlo.

Las consecuencias de una vida ajetreada

Es una de esas enfermedades de reciente aparición, indisociable de las prisas y la presión de la vida moderna.

Todos hemos sufrido alguna vez una situación de sobrecarga, pero hay quien arrastra esa ‘estimulación exagerada’ durante largas temporadas, lo que repercute muy negativamente en su salud física y mental.

Diversos estudios han demostrado que no hace falta sufrir un acontecimiento traumático para padecer estrés. La vida cotidiana nos ofrece múltiples situaciones que nos ‘obligan’ a activarnos.

Las prisas, el agobio por llegar a todos lados, las responsabilidades que asumimos y los contratiempos, entre otros factores determinan que estemos en un continuo estado de alerta, como si siempre tuviéramos que estar preparadas para hacer frente a un peligro.

¿Qué es el estrés?

El estrés es la respuesta de ansiedad que experimenta una persona cuando tiene que hacer frente a unas demandas del medio que le resultan excesivas. La persona no cree que con sus capacidades pueda superar aquello que su entorno le está pidiendo.

El estrés, como la mayoría de los procesos individuales, es una percepción subjetiva, es decir, la persona evalúa su situación y sus capacidades, y es su opinión y no la realidad lo que tienen importancia para ella.

Por eso, ninguna situación es estresante por sí misma, sino que depende de la valoración que le demos cada uno de nosotros. Incluso los acontecimientos más satisfactorios pueden ser vividos con estrés.