Alimentación

Los Grupos Básicos de Alimentos en una Dieta Equilibrada

Compartir:

grupos de alimentos

Para confeccionar bien una dieta y que ésta sea equilibrada, es preciso componer una mezcla adecuada de los distintos grupos básicos de alimentos, de manera que el resultado aporte una adecuada proporción de nutrientes y de ello se derive un adecuado estado nutricional. Para ello es preciso reconocer las características de cada uno de los grupos de alimentos básicos, teniendo en cuenta su composición y por tanto su valor nutritivo.

Para facilitar esta labor, algunos expertos en nutrición han propuesto una agrupación de los alimentos en función de su composición, facilitando su manejo sin esfuerzo y con cierta garantía científica por personas no especializadas en estas materias.

Recomendaciones de dietas a partir de los grupos básicos de alimentos

Todos los alimentos contienen las mismas sustancias nutritivas (agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales). Lo que marca las diferencias entre ellos es la proporción en que éstas están presentes. Así por ejemplo mientras la carne tiene un alto contenido en proteínas, la mantequilla está compuesta sobre todo por grasas. El poder energético (capacidad para producir calorías), plástico o regulador, en resumen el valor nutritivo, depende por tanto de la composición de cada alimento.

En la elaboración de una dieta equilibrada, hay que mezclar por tanto estos alimentos, de manera que el resultado aporte a las células de nuestro organismo una cantidad de calorías adecuadas a las necesidades de cada persona, que son distintas según la edad y el tipo de actividad física que realiza, de manera que el aporte de los distintos nutrientes sea el adecuado.

De forma sencilla, esto se cumpliría si cada día al decidir lo que vamos a comer, elegimos por lo menos un alimento de cada grupo. Aseguraríamos así un aporte equilibrado de nutrientes.

Lacteos

Este grupo básico de alimentos está formado por la leche, quesos, yogur, etc., se caracteriza por ser ricos sobre todo en calcio y en proteínas de muy alto valor biológico por su contenido en aminoácidos esenciales. Además contienen hidratos de carbono (la lactosa de la leche) y grasa si no se toman descremados. Contiene también importantes cantidades de vitamina A y riboflavina.

Son por tanto alimentos muy completos y su importancia en la alimentación humana es muy importante, siendo imprescindibles en la elaboración de una dieta correcta.

Carnes, Huevos y Pescados

Su característica nutritiva más sobresaliente es su alto contenido en proteínas de buen valor biológico por su origen animal. Además contienen gran cantidad de vitaminas, desempeñando un papel importante en cualquier dieta.

A la hora de comprarlos, cocinarlos y consumirlos habrá que tener en cuenta los matices que distinguen a una carne de primera magra, de una carne más fibrosa y grasa de tercera, según la parte del animal y el tipo de animal de procedencia.

En el caso del pescado es importante distinguir entre los rasgos diferenciales del pescado blanco o el azul o las particularidades del pescado congelado.

La calidad y propiedades del huevo vendrá dada por su tamaño y frescura, más que por su color.

Legumbres, Patatas y Frutos Secos

Este grupo está formado por una combinación de alimentos que, en general, son ricos en proteínas aunque sean de menor valor biológico (no contienen algunos de los aminoácidos esenciales que el organismo necesita por no poderlos sintetizar).

Contienen importantes cantidades de vitaminas y también son una fuente de energía por su contenido en hidratos de carbono.

Aunque no sobresalgan en nada especial, forman un grupo de alimentos básicos en la alimentación, aunque haya que complementarlos con otros.

Frutas y verduras

Este grupo de alimentos básicos tiene gran interés en la alimentación humana por su alto contenido en elementos reguladores (vitaminas y minerales), destacando además su escaso contenido en proteínas y en calorías. Son, por tanto, un complemento necesario de otros alimentos.

Por su escaso poder calórico y su alto contenido en fibra (no absorbible), tienen un importante papel en la regulación del tránsito intestinal y por tanto en la prevención y tratamiento del estreñimiento y del cáncer colorectal.

Algunos autores colocan en un grupo aparte las verduras y frutas cocidas que han perdido parte de su contenido en vitaminas. Avanzamos que en la medida que se pueda, estos alimentos deben consumirse preferentemente crudos.

Cereales y Azúcar

Son alimentos fundamentalmente energéticos por su contenido casi exclusivo en azúcares, aunque también contienen pequeñas cantidades de vitaminas y minerales.

Aportan sustancialmente calorías, por lo que su consumo debe restringirse en aquellas personas que necesiten controlar su peso.

Si los cereales se consumen íntegros, pueden aportar una cierta cantidad de proteínas, aunque en nuestro medio no sea habitual éste tipo de consumo.

Aceites, Mantequilla,Tocino, Grasas

Estos alimentos aportan, casi exclusivamente, grasas y por tanto sólo calorías.

Los aceites de origen vegetal, como el de oliva, soja, girasol etc., al contener ácidos grasos insaturados, no revisten riesgo de ateroesclerosis.

Las grasas de origen animal con ácidos grasos saturados (tocino, mantequilla) son muy aterogénicas, deben consumirse con ciertas precauciones, especialmente por quienes tengan riesgo de enfermedades cardiovasculares.