Compartir

tramitar préstamo bancarioA veces no tramitamos un crédito bancario porque nos da miedo. Lo desconocido atemoriza, así que entérate paso a paso de lo que se trata.

Si se trata de comprar un bien o de obtener algo que anhelamos mucho, un préstamo bancario puede ser el camino. En la edición anterior te ayudamos a determinar cuánto necesitas, cuánto puedes pagar, qué opciones de plazo puedes manejar y el tipo de comisiones a tomar en cuenta. Sigamos…

Investiga 2 ó 3 opciones, empezando por tu banco

Para conocer la mejor opción de acuerdo a tus posibilidades es MUY importante que compares…

  1. Selecciona un tipo de préstamo, el plazo, el porcentaje del bien que se financia, el monto del crédito… y compara distintas opciones bajo las mismas circunstancias y términos.
  2. Ve con tu banco y pide una estimación que te detalle mes a mes los pagos que tienes que hacer. Pide que en cada pago te separen comisiones, intereses, el pago del préstamo…
  3. Suma todos los gastos en que incurrirás durante la vida del crédito, compara y toma tu decisión.
  4. Que no te de reapro preguntar y preguntar hasta aclarar todas tus dudas; al fin y al cabo, será tuya la responsabilidad de pagar oportunamente el crédito y salir triunfante de esta aventura.

Normalmente no se financia el 100%

Algunos créditos requieren que por anticipado de un porcentaje del valor total de lo que quieres comprar.

Ejemplo: un crédito para un coche puede requerir que hayas ahorrado lo suficiente para pagar de tu bolsillo el 20% a la agencia, prestándote el banco el 80% restante. Cuando vas acomprar un piso, suele pasar lo mismo: tú debes tener el enganche inicial.

Considera que debes tener dinero para afrontar estos compromisos.

Otros

Investiga sobre cualquier otro gasto en que incurrirás, además de los relacionados con el crédito.

  1. Al comprar una casa o un piso, deberás pagar por la escrituración (entre el 5 y el 10% del valor de la casa).
  2. También el estudio que el banco debe realizar para estimar el monto del crédito, seguros, etcétera.
  3. En caso de un coche, considera el pago del seguro, permisos y otros.
  4. Que no te sorprenda ningún imprevisto. Hay que tener la cabeza fría y escudriñar todas las eventualidades.