Compartir

recordar los sueñosLevantarse por la mañana con la sensación de haber soñado algo que no conseguimos recordar es algo que ocurre con frecuencia. Pero hay formas de luchar contra esta fastidiosa ‘evaporación’ y recordar los sueños.

Hay muchas personas que están convencidas de que no sueñan, pero esto no es así. Las investigaciones demuestran que todas las personas tenemos un mínimo de 1.000 sueños al año. En realidad, lo que ocurre es que algunos no recuerdan sus sueños, bien porque saltan de la cama en cuanto suena el despertador o bien porque su censura interna está muy activada.

Los sueños se producen en los periodo REM. Dos de estos periodos son muy fáciles de localizar en el tiempo: suelen producirse alrededor de media hora después de haberse dormido y otra media hora antes de despertarse.

¿Duermo o sueño?

Soñar y dormir son dos cosas diferentes. Sabemos que dormir sirve para conservar la salud, ya que al estar durmiendo el cuerpo se regenera del desgaste energético ocasionado por la actividad diaria.

Pero soñar es igualmente necesario. Los expertos saben que soñar es tan imprescindible para vivir como comer o respirar. Necesitamos nuestra ración diaria de sueños, tanto si los recordamos al despertar como si no. Soñar sirve para reorganizar la mente y almacenar la información que ha ido llegando a nuestro cerebro a lo largo de la jornada.

Soñamos alrededor de un 20 por ciento del tiempo que dedicamos cada día a dormir.

El sueño tiene diferentes fases y durante cada una de ellas el cerebro atraviesa por otras tantas etapas de actividad. Éstas se agrupan en ciclos que se repiten cuatro o cinco veces a lo largo de la noche.

Cada noche hay de tres a cinco periodos en los que se sueña siempre. Estos periodos tienen distintas fases, y la más profunda recibe el nombre de REM (rapid eye movement: movimiento rápido del ojo), porque al soñar los ojos se ‘mueven’ detrás de los párpados. Lo más curioso es que cuando el cuerpo se halla más dormido, el cerebro está más despierto. A medida que pasa la noche soñamos más, porque la fase REM dura más tiempo.