Compartir

cómo quitarme el estrésAunque dejar de trabajar ayuda mucho, no siempre es suficiente. Existen algunos tratamientos con los que puedes conseguir el descanso que tanto ansías. Te proponemos los métodos más sencillos y agradables para revitalizar tu organismo y recuperar la energía que necesitas para borrar definitivamente la tensión de tu lista de problemas.

Monta un balneario en casa 

Un buen baño, además de ser un gran placer, puede convertirse en una cura de belleza que te ayude a olvidar la tensión y a rehidratarte.

Las claves de un baño relajante:

  • Temperatura: la ideal está en torno a los 37 C. 
  • Luz: reduce su intensidad al mínimo. La de las velas es la más adecuada. 
  • Música: elige algo tranquilo, cadencioso y agradable. 
  • Aromas: vierte en el agua unas gotas de aceites esenciales. Los más relajantes son los de lavanda, violeta, neroli y rosa. Para aprovechar su efecto, haz cinco inspiraciones profundas desde el abdomen, no desde el pecho, y deja que el olor penetre en todo tu cuerpo. 
  • Sabores: prepárate un té verde y añádele una corteza de limón y una hoja de hierbabuena. Tómalo frío y en pequeños sorbos mientras disfrutas del baño. 
  • Duración: no permanezcas más de 20 minutos a remojo porque los tejidos de la piel se reblandecen, se entorpece la circulación y te puede bajar la tensión. Termina con una ducha en la que alternes el agua fría y caliente. Luego, sal lentamente, envuélvete en una toalla y descansa tumbada otros 20 minutos. 

Lo que puedes añadir al agua:

  • Leches, sales y aceites de baño: suavizan e hidratan la piel. 
  • Arcilla: tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias y se utiliza para eliminar toxinas y mejorar problemas cutáneos. 
  • Aceites esenciales: el calor hace que sus principios activos penetren por los poros, ejerciendo sus efectos beneficiosos en todo el organismo.

Tai Chi y Chi Kung en el parque 

Si te quedas en la ciudad, busca un parque apacible y tranquilo para practicar estas disciplinas orientales cuyo objetivo es reconducir la energía vital, ‘Chi’, por todo el organismo y desbloquear los puntos que soportan más tensión.

Sus fundamentos son la meditación, el movimiento y la búsqueda del equilibrio entre el cuerpo y la mente. Pero mientras el Tai Chi lo logra con una serie de posturas secuenciales suaves, coordinadas, circulares y dinámicas, el Chi Kung se basa sobre todo en la respiración, tiene un desarrollo más estático y casi todos los ejercicios se realizan sin apenas moverse del sitio.

Lo que debes tener en cuenta:

  • Utiliza siempre ropa amplia y cómoda. 
  • En apenas dos meses puedes aprender los 24 movimientos básicos del Tai Chi, que son suficientes para empezar a notar sus efectos contra la tensión nerviosa y acabar, así, con el estrés. 
  • Ambas disciplinas deberían practicarse al amanecer y en la puesta de sol, ya que son los momentos en los que circula más energía vital. 
  • Es bueno tomar una bebida caliente porque favorece la sudoración durante el ejercicio.

Cómo quitarme el estrés estirando los músculos

Estos ejercicios son movimientos muy suaves que alargan el músculo, lo abastecen de sangre, evitan su envejecimiento prematuro y le dotan de elasticidad. Además, mejoran la movilidad de las articulaciones e inducen a una relajación profunda. Prueba con éstos:

  1. Sentada en el suelo con las piernas abiertas formando un ángulo recto, trata de acercar tu oreja derecha a tu rodilla derecha. Haz lo mismo con la izquierda. 
  2. De pie, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas las rodillas, coloca la mano izquierda en la cadera, levanta el brazo derecho y dóblate hacia la izquierda, notando cómo se estira el lado derecho. Haz lo mismo hacia el otro lado. 
  3. De pie, con la espalda recta, el abdomen ligeramente contraído, los hombros relajados y los pies un poco separados, dóblate por la cintura y apoya las manos en el respaldo de una silla hasta que la espalda se estire mucho. 

Éstas son las claves de unos buenos estiramientos:

  1. No fuerces más allá de donde el músculo te permite llegar.
  2. Realízalos lentamente.
  3. Debes respirar despacio y por la nariz.
  4. Hazlos al despertarte. Así previenes el estrés.

Para olvidarte del mundo

Si te gusta que te lo den todo hecho, pasa unos días en El Camino, un centro de turismo rural situado en la Sierra de Gredos que cuenta con las instalaciones propias de un ‘spa’: piscina con agua de manantial depurada con sal marina, bañeras de hidroterapia, sauna finlandesa y recinto al aire libre para la aplicación de baños de arcilla, magnesio, plantas medicinales y uno, muy especial, a base de algas, aloe vera y aceites esenciales, que se disfruta a la luz de la luna. Además, ofrecen una amplia gama de terapias alternativas, como el masaje cráneo sacral y la aromaterapia.

Este tipo de escapadas son un excelente ejemplo de cómo quitarme el estrés, seguramente cerca de donde vives puede encontrar algún lugar similar.

El placer de un buen masaje para quitar el estrés

Se activan las capas subcutáneas, las terminaciones nerviosas y los músculos. Hay de varios tipos:

  • Fisioterapia: ayuda a recuperar lesiones y descarga la tensión muscular acumulada. 
  • Drenaje linfático: estimula la circulación linfática y elimina líquidos. 
  • Reflexología podal: consiste en presionar determinados puntos en los pies que se corresponden con otras zonas del organismo. 
  • Masaje facial: se realiza en la cara, el cuello y el escote con fragancias aromáticas. 
  • Shiatsu: de origen japonés, los dedos aprietan en zonas muy específicas. 
  • Tui Na: activa la circulación sanguínea mediante suaves golpes con el canto de las manos. De origen chino. 
  • Shitao: combina los estiramientos suaves con el masaje de presión y la colocación de piedras calientes sobre el cuerpo. 
  • Nau Thai: se estiran los músculos mientras se aprieta con cuidado. El objetivo es incrementar la flexibilidad.