Compartir

mejorar intimidad en la pareja

El matrimonio o una relación es un tesoro que se debe cuidar, es muy importante mantener momentos íntimos para la pareja y no dejarse sobrepasar por la rutina y el trabajo.

Cómo puedo mejorar la intimidad en mi matrimonio, se ha convertido en un tema muy común en la sociedad. No hay suficiente tiempo… Esta es la excusa presentada por tantas parejas y que muchos de nosotros hemos escuchado alguna vez. Esposas y maridos están tan abrumados con las exigencias del trabajo y de atender a los niños, que simplemente no pueden crear ningún espacio para compartir momentos íntimos con su pareja. El resultado suele ser un creciente sentido de desconexión que consigue expresarse en problemas de comunicación, desacuerdos sobre las finanzas en casa, aparición de conflictos familiares, o sexo insuficiente. Sin embargo, estos últimos son típicamente los síntomas, no las causas.

Al mejorar el sentido de la conexión, los sentimientos de confianza y respeto mutuo suelen aumentar. Una vez que los fundamentos están en su sitio, es sorprendente lo fácil que puede llegar a ocurrir para resolver los conflictos de cualquier naturaleza en el hogar. Es así que hay muchos especialistas que tratan de ayudar a las parejas en revertir este espiral descendente, vale tener en cuenta que si se pone constantemente al matrimonio o la relación al final de su lista en las “cosas por hacer”, llegarán, casi sin darse cuenta, a que ya no hay más días como pareja enamorada.

Si ocurre que su esposa dice: “Ya no salimos nunca a pasear, ya no charlamos“. Esto significa que las parejas deben realmente hacer de su matrimonio una prioridad, no sólo con palabras o sentimientos, sino con hechos. En el mundo actual los smartphones, y otros tipos de dispositivos nos ocupan una parte importante de nuestro tiempo, dejando de lado el tiempo para compartir en pareja, esto sucede principalmente en las parejas más jóvenes.

Otro punto clave, para las parejas que tienen hijos, es que el regalo más importante que pueden dar a sus hijos es un matrimonio saludable. Cuando los matrimonios están funcionando bien, las familias funcionan mejor. Los niños no sólo se darán cuenta de que su vida funciona mejor porque sus padres están en sintonía, sino porque se dan cuenta que ellos muestran más unión que se traduce en felicidad, y que tendrán menos problemas de salud, probablemente porque habrá menos estrés crónico en el hogar. Un beneficio adicional, es que su matrimonio sea de respeto, porque sus niños aprenderán esto y lo reflejaran de alguna manera en el futuro de ellos mismos.

Puesto que un matrimonio saludable es un regalo tan importante para sus hijos, los padres necesitan sentirse cómodos con la idea de tomar algo de ese tiempo que tienen, o si no lo tienen, tendrán que sacarlo como prioridad. El dedicar ese tiempo, será una buena inversión en su matrimonio. El exceso de tiempo en el trabajo trae como consecuencia que los padres traten muy duro a sus hijos para crearlos “perfectos”, cuando lo que realmente los niños necesitan es sólo una paternidad suficiente.

Teniendo en mente esto, echemos un vistazo a algunas de las estrategias para crear una unión más íntima y gratificante en la pareja:

  • Horario de conversación ininterrumpida durante 15-20 minutos al día.
  • Programar al menos una larga conversación (entre 1 a 1 1/2 hrs) cada semana.
  • Programe al mes como mínimo 2 salidas en familia con sus hijos, una vacaciones no están demás, y ayudan a relajar a todos.
  • Programe al menos dos fines de semana sólo para ustedes dos, una salida cada año.

Esto puede tomar un poco de creatividad, también tiene un compromiso mutuo, pero la recompensa es enorme.

Para hacer que sucedan las conversaciones diarias o semanales, se requiere de un poco de tiempo de planificación conjunta. Saque sus calendarios, vea qué le viene en su agenda la próxima semana y averigüe si puede sacar tiempo para estar todos juntos. No se limiten a sí mismos a hablar todo ello en la noche (por lo general estos son los peores momentos para los padres, porque al estar cansados con los ajetreos del día, es justo cuando empiezan a bloquearse). Dependiendo de la edad de los niños y su horario en el trabajo, algunas parejas son capaces de organizar el desayuno solo para conversaciones diarias o una comida como una oportunidad para una larga conversación en casa.

Vale la pena tener en cuenta que las conversaciones telefónicas, textos o mensajes de correo electrónico pueden llenar algunas de las necesidades de la conversación cotidiana y mejorar la intimidad en la matrimonio en otros momentos. Considere que el tomar un paseo por la noche o un fin de semana es bueno para su salud física, así como la salud de su matrimonio. Poner una máquina de correr o una bicicleta fija de lado a lado en el sótano o su patio, también puede proporcionar la oportunidad de hablar (y reducir los conflictos sobre alguien que pasa tiempo en el trabajo).

Las conversaciones deben implicar el intercambio de información sobre el trabajo y la familia y otros compromisos o intereses que ayuden a alimentar en el sentido de ser los mejores amigos. Guarde las conversaciones más largas para los problemas más grandes pero no deje que las cosas se acumulen.

Ser honesto emocionalmente es una manera rutinaria importante. Si un cónyuge hace o dice algo que dañe sus sentimientos, hágaselo saber. Esto no quiere decir que ésta tenga que ser una conversación repetitiva y con detalle. Sobre todo no significa que usted tenga que entrar en una discusión sobre lo que “realmente sucedió”.

Además del tiempo prescrito, tómese un tiempo para abrazar a su esposa e hijo(s) y deje de lado un poco de estrés acumulado, el estar juntos abrazados es un evento íntimo muy especial que está profundamente extrañado por aquellos que ahora están divorciados. Aprenda a apreciar este momento mientras tenga la oportunidad. También debe ser un tiempo para sí mismos en sintonía para el resto del día.

El otro momento crítico es la hora de acostarse en la que se refiere a mejorar la intimidad de la pareja. No, no me refiero a la hora de acostar a los niños, sino también la hora en que la pareja va a la cama. Probablemente es posible que la mitad de todos los padres vayan a la cama en diferentes momentos, pero esto contribuye a un patrón de desconexión al final del día, lo que socava el sentido de intimidad y añade la sensación de estar solo en el matrimonio. Los padres no deben permitir que sus hijos vayan a la cama sin ningún tipo de conexión, es importante besar, abrazar a sus niños, y hablar de las cosas buenas que pueden hacer mañana. Hay familias que conservan alguna parte de este ritual en la noche, incluso con sus hijos adolescentes.

La felicidad en el matrimonio significaba sentirse respetado y apreciado.