Compartir

alergias maquillaje cosmeticosLas alergias a determinados productos cosméticos son un problema bastante frecuente. Si tu piel es sensible y prefieres evitar complicaciones, los productos alergénicos y sin perfume son los más adecuados para ti.

El glosario de términos que describen problemas cutáneos es preciso; sin embargo, frecuentemente, los fenómenos de irritación, intolerancia e hipersensibilidad se confunden con las alergias, hasta el punto de que sólo el 10% de las consultas por reacciones cutáneas son por cuestiones alérgicas y el 90% restante, por irritaciones de la piel.

Conoce tu cutis

El concepto de piel sensible surge de una amalgama de intolerancias, erupciones, hiperactividad vascular, etc. En general, se suele achacar a las alergias cualquier tipo de alteración cutánea. Además, muchas marcas cosméticas se declaran hipoalergénicas, término que inspira confianza pero que no excluye que alguien sufra una reacción inesperada.

Lo mejor es acudir al especialista cuando existan dudas sobre la naturaleza de las reacciones de la piel. A veces, lo que parece una alergia cosmética puede estar causada por otras sustancias.

Alergias más frecuentes

Como cualquier otra, la alergia cosmética es una reacción que aparece y se repite cada vez que el cutis recibe la aplicación de determinada sustancia. Puede manifestarse con ampollas, grietas, escamación, enrojecimiento, picor e hipermentación.

Lo mejor es conocer las sustancias que provocan la reacción para así poder evitarlas. La manera de identificarlas es mediante pruebas de contacto, bajo control médico. Las reacciones cutáneas exageradas son reversibles. También puede ocurrir que después de usar un producto sin problemas, de repente, se experimente una reacción alérgica o de hipersensibilidad.

Compuestos dañinos

En los cosméticos, los responsables de la alergias son los perfumes, conservantes, compuestos metálicos, emulsionantes, colorantes, materias primas comodogénicas, filtros UV, detergentes, tensoactivos, alcohol y disolventes. El papel de los conservantes es liberar sustancias que destruyen microorganismos; algunos liberan pequeñas cantidades de formaldehído, un componente dañino para muchas pieles.

En caso de irritaciones o sarpullidos en el cuerpo, sumérgete en un baño de agua tibia con harina de avena.