Compartir

elegir pediatraLa elección de un pediatra o un médico de familia es el primer paso que usted da en el cuidado de la salud de sus hijos. Usted no tendrá una oferta demasiado amplia, dependiendo de la situación geográfica y de su seguro de salud, pero si es posible, comience escogiendo al médico correcto durante el embarazo. Lo óptimo será encontrar un médico cuya filosofía acerca de la salud sea compatible con la suya. Uno de los mejores métodos, es preguntarle a sus amigos y vecinos acerca de cual es su médico. Aquí citamos algunos puntos importantes que usted deberá considerar.

Elección según su seguro de salud

Primero, usted deberá consultar acerca de los médicos que su cobertura le ofrece. Las listas le ofrecerán profesionales según el área en el cual usted resida. Consulte con sus amigos y vecinos, con los cuales usted comparte el mismo área, para que estos le asesoren.

Accesibilidad

El consultorio de su médico debería estar en un lugar accesible, tanto para las visitas en caso de emergencia como para las visitas regulares. Encuentre un médico que trabaje cerca de su casa. En los días de invierno, cuando llueve y truena, usted preferirá quedarse en su casa siempre que su médico no se encuentre a una distancia razonable.

Horarios de atención

¿Cuáles son los horarios de atención de su pediatra? Asegúrese de que los horarios en los cuales su médico atiende, sean compatibles con los suyos. ¿Podré consultar por la tarde o los fines de semana? ¿Cuándo toma sus vacaciones? ¿ Cómo se tratan las emergencias después de hora? Estas preguntas son de suma importancia antes de hacer la elección de pediatra.

¿Quién atenderá a sus hijos?

¿Atienden otros médicos en ese consultorio? ¿Podrán ellos atender a sus hijos si su médico no se encuentra disponible? ¿Quién cubre a su médico cuando éste se encuentra fuera de la ciudad? ¿Qué otro equipo de trabajo tiene el médico? ¿Dispone de asistentes pediátricos, asistentes médicos u otro personal especializado? ¿Quién verá a sus hijos durante el “Control de Niño Sano”? ¿Y en las emergencias?

Hospitales

¿En qué hospitales tendrá su médico “privilegios de admisión” en caso de que su hijo deba ser internado? ¿Son hospitales en los cuales se les enseñan a los médicos las últimas medidas terapéuticas? ¿Están estos hospitales en una ubicación accesible?

Pago

¿Cómo se realizará el pago? ¿Cubre su seguro todos los gastos? ¿Deberá pagar inmediatamente?

Equipamiento electrónico

¿La oficina dispone de equipamiento electrónico que permita transferir grabaciones de historias clínicas?

El laboratorio

¿Dispone de un laboratorio de análisis clínicos? ¿Qué tipo de análisis podrán realizarse allí? Para todos los estudios ¿se le informará acerca de los resultados o deberá consultar telefónicamente?

Credenciales

Usted deberá averiguar todo lo que pueda acerca de la formación de su médico. Si hay personal accesorio, querrá estar al tanto de su formación también. Haga las siguientes preguntas:

  • ¿A qué escuela o universidad acudió el médico o la médica? ¿Por qué eligieron esa?
  • ¿Dónde hicieron su residencia y postrados?
  • ¿Está acreditado como especialista en pediatría o medicina familiar? Para estar especializado en una de éstas, se necesitan muchos años de práctica y trabajo clínico riguroso.

Estilo de práctica

La medicina es tanto un arte como una ciencia, así que diferentes médicos tienen diferentes formas de practicarla. Averigüe si se lo puede conocer antes de que nazca su hijo, si puede concertar una cita. Prepare algunas preguntas para hacerle. Usted quiere un médico que sea un buen comunicador y un buen escucha, alguien con quién usted se sienta confortable haciendo preguntas acerca de la salud de sus hijos. Aquí hay algunos puntos a considerar para elegir un pediatra:

  • ¿Por qué se involucró su médico con la medicina? ¿Qué lo indujo a entrar en la práctica médica?
  • Agresividad del tratamiento. Algunos médicos son más agresivos en cuanto al tratamiento. Ellos comienzan inmediatamente a tratar con medicamentos. Otros son más cautos, prefieren esperar y observar antes de comenzar con el tratamiento farmacológico o técnicas invasivas.Ambos métodos son aceptables en la medicina; usted deberá elegir el más conveniente según su filosofía.