Compartir

bonita sonrisaLas últimas técnicas permiten mejorar el aspecto de la boca a cualquier edad. Tener una bonita sonrisa no sólo es cuestión de estética, también de salud.

Los enemigos de la sonrisa

Más allá del color natural de los dientes, hay alimentos y bebidas -también los refrescos ‘light’- que por su acidez dañan el esmalte. Tanto peor si las consumimos a todas horas, a distancia del momento en que nos lavamos la boca.

EL TÉ, EL CAFÉ, los refrescos de cola y el vino tinto manchan los dientes. Una de las formas de evitarlo es beber con pajita.

EL TABACO no sólo oscurece el esmalte y amarillea las uñas y las comisuras de la boca, también causa problemas en las encías.

CUIDADO CON LOS CÍTRICOS (especialmente, los zumos de naranja y limón) y los refrescos con gas, que atacan el esmalte. Y por cierto, ¡nunca hay que masticar las aspirinas! Cuando se toman bebidas carbonatadas, es mejor esperar una hora antes de cepillarse los dientes. Se puede aclarar la boca con agua, pero sin cepillo.

Y NO NOS PODEMOS olvidar del enemigo número uno de los dientes: el azúcar, uno de los responsables principales de la caries, ingrediente de muchos alimentos.

Ortodoncia para adultos

Si Tom Cruise se atrevió a lucir su famosísima y millonaria sonrisa con aparato, ¿por qué no puede hacerlo el común de los mortales? En ocasiones, un mal ajuste de la dentadura no sólo presenta un trastorno estético, sino también puede provocar problemas de oclusión, enfermedades periodentales o dolores de cabeza a causa de la tensión de las mandíbulas.

Además, hay un hecho incuestionable: los dientes se mueven con el paso del tiempo. Una sonrisa perfectamente alineada a los 20 años raramente lo está a los 40. Por eso son cada vez más los adultos que se deciden a pasar algunos meses incómodos (de 6 a 18 como media), especialmente porque son cada vez más los sistemas de corrección. Eso sí, siguen siendo molestas (la presión es necesaria para mover los dientes) y caras.

ADIÓS A LOS ‘BRACKETTS’. Se llama ‘Invisalign’. Los dientes no se recolocan con ‘bracketts’ adheridos a la superficie del diente, sino con moldes rígidos de resina transparente muy fina que encajan perfectamente en cada pieza. Son amovibles, lo que facilita mejor la higiene y reduce los riesgos de gingivitis.

Otras técnicas profesionales para una una bonita sonrisa

Además de los avances que se producen en estos métodos de estética dental más tradicionales, existen otros tratamientos que tienen también como objetivo rejuvenecer la sonrisa.

PEELING GINGIVAL. Es un proceso sencillo recomendado a las personas de encías muy oscuras, algo más frecuente en las personas muy morenas, dado que tienen una mayor concentración de melanina. Se eliminan las capas más superficiales de la piel de las encías, dejando al descubierto otra más rosada.

RECORTE DE ENCÍAS. Se realiza en casos en que los dientes son muy pequeños o las propias encías demasiado visibles (lo que de forma algo vulgar se conoce como ‘sonrisa de caballo‘). Se elimina el borde superior de la encía, dejando más diente al descubierto y dando un aspecto más equilibrado al conjunto de la boca.

CONTORNEADO DENTAL. Usando el torno, se puede reducir el tamaño de los dientes grandes, igualar la alineación de la dentadura o eliminar el aspecto afilado de las colmillos muy prominentes. El procedimiento es muy sencillo, pero requiere un buen ojo por parte del profesional. En los casos indicados, mejora mucho la estética sin necesidad de hacer grandes intervenciones.

IMPLANTES. Si bien esta técnica, que avanza a pasos agigantados, no es un procedimiento tan estético como de salud, el poder colocar dientes o muelas de forma individual, sin necesidad de hacer puentes, y con ello dañar los dientes contiguos a la pieza que falta, permite cubrir huecos con precisión. Una de las últimas novedades son los llamados implantes de carga directa. Con ellos, la pieza dental se puede colocar de inmediato, sin tener que esperar varios meses a que la tuerca -que es la base del implante- se fije en la encía.

QUITAR AÑOS A LA SONRISA. También conocido como ‘rejuvenecimiento de la sonrisa’. Consiste en combinar un tratamiento de blanqueamiento para corregir el tono amarillento u oscuro que los dientes toman con los años con un contorneado de los bordes para realinear los dientes ‘descolocados’. Esto les hace parecer más rectos y parejos de forma inmediata.

La boca refleja nuestra salud

Puerta de comunicación entre nuestro organismo y el mundo exterior, recibe más de 300 gérmenes diferentes, lo que la convierte en punto de partida de numerosas infecciones. Algunas enfermedades coronarias, afecciones del riñón, problemas oculares y reumatismos están relacionados con una caries sin curar.

DOS VISITAS AL DENTISTA POR AÑO

Un empaste roto, una funda en mal estado, una caries sin arreglar… y la salud bucodental se desmorona. Teniendo en cuenta que con los dientes efectuamos de 4.000 a 5.000 impactos por día, la boca necesita revisiones regulares. Los odontólogos consideran necesarios un mínimo de dos controles por año, tres en caso de dientes sensibilizados.

CEPILLARSE LOS DIENTES: ÚNICO SISTEMA

Para eliminar la placa dental no se ha encontrado todavía otro sistema mejor que el cepillado, al menos dos veces al día durante tres minutos. Para hacerlo correctamente, hay que cepillar bien los dientes con un movimiento rotativo y masajeando las encías. El cepillo debe colocarse de forma oblícua, en ángulo de 45 grados con la encía. Cerca del 30 por ciento de los residuos permanecen tras el lavado, por lo que se hace imprescindible la seda dental, para limpiar los espacios interdentales donde se acumula el sarro. Con el cepillo eléctrico se despega mejor la placa dental.

VIGILAR LAS ENCÍAS

Más del 50 por ciento de los dientes que se pierden después de los 35 años se debe a una infección que se arrastra durante largo tiempo, que pasa de ser una inflamación leve de la encía a una parodontitis (alteración del tejido de sostén del diente). Cualquier inflamación, molestia, irritación o sangrado de encías debe llevarnos a la consulta del dentista.

Durante el embarazo y la premenopausia, hay que ser muy cuidadosa porque las fluctuaciones hormonales aumentan los riesgos de inflamación. También los fumadores tienen otra razón para dejar el tabaco: la nicotina asfixia los tejidos gingivales y favorece el descarnamiento de los dientes.