Compartir

comer fruta bebePara muchas mamás este cambio en la alimentación es un momento que marca la indenpencia en tu bebe. Éste es un paso anhelado y también necesario, ya que es la única forma de cambiar la alimentación de sólo leche materna a comidas sólidas.

Al principio, la fruta se les debe dar exprimida o muy triturada, porque hay que tener en cuenta que a los pequeños aún no le han salido los dientes. Los jugos de frutas son muy recomendados por los médicos, porque sus fibras ayudan al bebé a tener un mejor tránsito intestinal, es decir, se evita el estreñimiento que molesta tanto a grandes como a chicos. Pero cuidado no exceda la cantidad de fruta, porque una diarrea haría que el ánimo y apetito de los peques se vieran deteriorados.

A los ocho meses ya se le puede dar fruta en pedazos. Debe administrarle trozos muy pequeños, para que no se ahogue. Los primeros postres y papillas que pueden comer son los de manzana, plátano o damasco. Para empezar es mejor darle sólo una fruta diaria y después de unos cuantos meses se le debe aumentar a dos (en el almuerzo y la comida).

Si al pequeño no le apetece mucho la acidez de algunas frutas, se puede agregar un poco de azúcar, así será más fácil que la coma. No olvide que lo dulce siempre les gusta. Hay que tener cuidado de no endulzarla demasiado, porque los pocos dientes que tienen empezarian a sufrir las consecuencias, las que con el tiempo podrían llegar a convertirse en caries.

¿Y la cáscara?

Muchas mamás no saben qué hacer con las frutas que tienen cáscara, porque, según se dice, ésta sería la mayor fuente de vitaminas para ellos. ¡Error!, la fruta en sí tiene tanta o más cantidad vitamínica que la piel, razón por la que no importa pelarla.

Además, el quitarle la cáscara es una buena medida para prevenir posibles enfermedades. Recuerde que la fruta mal lavada puede provocar desastres en el estómago de los niños. Aunque la mayoría de las frutas se desinfectan, no siempre se encuentran totalmente limpias.