circulo bellas artes madridEn una de las zonas más monumentales de Madrid, entre Gran Vía y Alcalá, el Círculo de Bellas Artes es uno de los edificios más emblemáticos de la Villa y Corte. Pero no es sólo cuestión de arquitectura, desde hace algunos años su interior es la sede de todo tipo de actividades culturales, entre las que destacan las de vanguardia.

“La Pecera”, el café-restaurante del Círculo de Bellas Artes, está ganándole terreno al Oso y el Madroño como punto de encuentro. Sus grandes ventanales se asoman a la calle Alcalá y permiten observar el rápido tráfico de madrileños. Pese a la majestuosidad y a la sorpresa de encontrar siempre a alguien famoso en su interior, os precios son asequibles. A cambio, los clientes reciben una revista “Minerva”, en la que se detalla la agenda del Círculo y se incluyen entrevistas y reportajes sobre las actividades mensuales.

Y no son pocas. Desde que fuese fundada esta entidad en 1880, el Círculo siempre se distinguió por sus inquietudes culturales, rivalizando en cierto modo con el también carismático Ateneo. En 1926, los socios del Círculo se trasladaron hasta el actual edificio, pero fue en los años noventa cuando esta entidad se ha hecho un nombre como centro polivalente comparable a The Kitchen de Nueva York o el ICA de Londres. Entre los servicios y espacios del Círculo destacan sus varias salas de exposiciones, el cine, el teatro y el salón de baile, entre otros.