Compartir

cintas ce correr manualesLas cintas de correr que existen actualmente en el mercado son ofrecidas en una diversidad muy amplia de modelos, con características y funciones adicionales como las de monitores con pantalla LCD, conexiones para dispositivos móviles, etcétera. Todos estos modelos sin embargo se pueden dividir en dos variedades básicas tal y como se tratara de una cortadora de césped. Es decir, se pueden encontrar cintas de correr manuales y cintas de correr motorizadas, no obstante y a diferencia de las cortadoras de césped, generalmente se conseguirá un mejor entrenamiento con el uso de una cinta de correr motorizada. A continuación veremos algunas de sus principales características, si como sus pros y sus contras.

Cinta de Correr Manual o sin motor

Comenzando primero con las cintas de correr manuales debemos decir que en este caso en particular, la acción de los pies de la persona contra el tapiz permite movilizar la cinta de correr, en pocas palabras, es la persona quien está haciendo funcionar el equipo mediante su propia fuerza y energía. Obviamente como pros a favor de este tipo de cintas de correr manuales se tiene que al ser el usuario quien proporciona toda la potencia motriz a la maquina, logra ejercitar la parte inferior de su cuerpo intensamente. Por el otro lado, los contras, pueden resultar complicados al conseguir movilizar la cinta en un principio, además de que ese esfuerzo en contra que se realiza puede derivar en lesiones de las articulaciones. Otro de los inconvenientes más significativos de las cintas de correr manuales es que estas no suelen ofrecer tantas características como las motorizadas. Entre estas características se incluyen el monitor de frecuencia cardíaca, control de la velocidad, inclinación, calorías quemadas, etc.,

Además, se debe tener en cuenta que es posible que se tenga que incrementar la inclinación de la cinta de correr de forma significativa, de tal modo que sea lo suficientemente fácil para conseguir poner en movimiento la cinta. Cuando por fin la cinta está en movimiento, el usuario deberá de parar y bajar para poder cambiar la pendiente. Esto significa que el usuario tendrá que estar cambiando manualmente el nivel de inclinación durante cada uno de sus entrenamientos lo que a la larga puede resultar un poco tedioso.

Cinta de Correr con motor

En el caso de las cintas de correr motorizadas, el movimiento de la cinta se consigue a través de un motor, por lo que la persona no tiene que esforzarse en absoluto para ponerla en marcha. Igualmente, en una gran mayoría de las cintas de correr motorizadas es posible ajustar la velocidad, así como la inclinación, todo esto mientras el usuario se encuentra caminando o corriendo sobre la cinta. Con una cinta para correr manual, la persona va tan rápido como su impulso se lo permite, si va lento, se ralentiza y si se detiene, la cinta de correr también lo hace.

En una cinta de correr a motor la velocidad puede ser ajustada e incluso hay muchas cintas de este tipo que incluyen programas de entrenamientos que ajustan la velocidad en base a varias rutinas de entrenamiento, lo que deriva en que la persona vaya más rápido. En cuanto al precio de las cintas de correr, las manuales pueden conseguirse por 75 o 145 euros, mientras que las motorizadas su precio llega a oscilar entre los 450 a 3900 euros.