dispepsiaLa dispepsia es un motivo de consulta frecuente en Atención Primaria y en Atención Especializada que afecta a tres millones de personas mayores o igual de 65 años en España (30 % de la población anciana) con una distribución similar entre varones y mujeres, pese a ello, existe un alto porcentaje de personas que aunque presenten síntomas de dispepsia no acuden al médico y se automedican.

La dispepsia es cualquier dolor o molestia localizada en la parte central del abdomen superior, lo que denominamos en la boca del estómago, que puede acompañarse o no de otros síntomas como la sensación de plenitud, que es una sensación desagradable de persistencia de comida en el estómago o digestión pesada; la saciedad temprana, sensación de que el estómago se llena pronto después de empezar a comer, es decir, con poca cantidad de comida, impidiendo a la persona terminar de comer.; nauseas o cierta repugnancia por los alimentos; vómitos; eructos y la sensación de peso o hinchazón abdominal. La dispepsia se clasifica en dispepsia funcional y dispepsia orgánica.

La primera causa más frecuente (60 %), es la dispepsia funcional o sin causa orgánica, es aquella que cuando la estudiamos con Endoscopia (introducción por la boca de un tubo conectado a una cámara) no existe ninguna lesión en el tubo digestivo.

Las causas de dispepsia funcional pueden ser comer en exceso, comer demasiado rápido, comer alimentos grasos, condimentados o picantes, comer alimentos ricosenfibra, consumircafeínaenexceso, alcohol o bebidas carbonatadas, consumir medicamentos (antiinflamatorios, antibióticos, hierro, potasio, etc.), fumar, la edad (con los años se produce un deterioro de la musculatura lisa del tubo digestivo provocando alteración de la movilidad digestiva) y los estados psicológicos (ansiedad, depresión, estrés).

La segunda causa más frecuente de dispepsia (15-25 %), es por úlcera gástrica o duodenal (de la primera porción del intestino delgado). Ésta puede ser debido al Helicobacter pylori (una bacteria que es la causante del 95% de las úlceras duodenales y el 80% de las úlceras gástricas), al tratamiento prolongado con Antiinflamatorios (responsable del 30% de las úlceras gástricas y del 5% de las úlceras duodenales) y sustancias tóxicas (alcohol, tabaco).

La tercera causa más frecuente (5-15%), es la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que es el paso del contenido gástrico al esófago en ausencia de vómitos, nauseas y eructos, que produce una lesión en el esófago.

Otras causas de dispepsia pueden ser pancreatitis crónica, colelitiasis, cirugía gástrica previa. En menos de un 2% de los casos es debido a un cáncer de estómago o de esófago.