Compartir

causas del insomnioA veces, ni contar ovejas es suficiente. Prevenir las causas del insomnio y mantener una ‘dieta del sueño’ pueden dar buenos resultados.

Últimos tratamientos contra el insomnio 

¿Duermes mal? Prueba esta receta: no te acuestes hasta que tengas sueño y levántate si a los 20 minutos sigues sin dormirte. Si te despiertas de noche y no consigues conciliar el sueño, levántate y espera a tenerlo para acostarte. El truco es dejar de asociar la cama con insomnio. Cuanto más tiempo estemos en la cama sin dormir, más riesgo de que el insomnio empeore.

Además de ése, los expertos en trastornos del sueño proponen nuevos tratamientos para el insomnio crónico. Incluyen ejercicios de respiración y relajación y lo que se conoce como ‘dieta del sueño’. Se trata de reducir el tiempo de permanencia en cama a las horas de sueño real. Para ello, debes llevar un diario y anotar las horas que duermes.

Si son cinco horas, debes poner el despertador para levantarte cinco horas después (¡si sigues en la cama, no funciona!). Luego, se aumenta el tiempo de sueño gradualmente. Lo mejor, según los pacientes, es ‘recuperar la sensación de que no puedes evitar quedarte dormido’.

Posibles causas del insomnio 

Antes de poner remedio al insomnio hay que prevenir sus causas. Las más frecuentes son: el estrés, los cambios en el entorno (dormir en un hotel), la incomodidad (demasiado calor, ruido, luz…), compartir cama con alguien que ronca, cenar demasiado, tomar medicamentos excitantes, beber alcohol o bebidas con cafeína antes de dormir, fumar en exceso… Algunos problemas médicos también pueden ser la causa:

  1. Las enfermedades psiquiátricas, en especial la depresión, y los trastornos crónicos, como la enfermedad renal, la insuficiencia cardiaca o el asma. 
  2. Las enfermedades dolorosas, como la artritis, y los desequilibrios hormonales, sobre todo el hipertiroidismo. 
  3. La apnea del sueño. La respiración se interrumpe unos segundos mientras se duerme. Produce somnolencia y cansancio durante todo el día. 
  4. La narcolepsia. El paciente se queda dormido súbita e involuntariamente durante el día. 
  5. El síndrome de las piernas inquietas. Causa sensaciones incómodas en momentos de reposo. 
  6. El embarazo. Los cambios hormonales, los deseos frecuentes de orinar y la dificultad para sentirse cómoda en cama pueden producir insomnio. 

En cada caso, el médico debe estudiar las causas del insomnio y la solución más adecuada: somníferos, máscaras para respirar…

Riesgos poco conocidos

¿Sabías que el insomnio aumenta el riesgo de obesidad, problemas cardiacos, diabetes y otras enfermedades? Estudios recientes revelan que, en periodos de insomnio, disminuyen los niveles de leptina -la hormona que trasmite la sensación de saciedad al cerebro- y aumenta el apetito; se produce una inflamación de las arterias (que favorece la hipertensión y los infartos); aumenta la resistencia a la insulina (que predispone a la diabetes) y se dan desajustes hormonales que disminuyen la resistencia a las infecciones.