Compartir

falta de deseo hombresEl deseo sexual es para muchos hombres el termómetro de su estima personal y de su virilidad. El inconsciente masculino está lleno de fantasmas relacionados con el sexo y aquí puede encontrarse ,en muchas ocasiones, el origen de su inapetencia.

Aunque es muy conocida la frase “los hombres van a lo suyo”, el mejor alimento de su deseo es ver a su pareja excitada. La inhibición del hombre tiene su origen muchas veces en el miedo a no provocar el deseo de ella. Aunque también puede deberse a factores físicos, en la gran mayoría de los casos es el factor psicológico el que domina. Puede tratarse de una falata de deseo total, aunque lo más frecuente es que sea parcial.

Inhibición total o parcial del deseo sexual en hombres

La inhibición total se origina por un rechazo a la actividad sexual en general. Más frecuente es la inhibición parcial, que puede darse debido a una combinación patológica con la pareja o por circunstancias relacionadas con complejos inconscientes que producen angustia al despertar antiguos temores.

Si en la infancia se produjo algún trauma psíquico relacionado con la sexualidad, el individuo tratará de protegerse para no volver a sentir el dolor experimentado. La falta de experiencia sexual, por otra parte, bloquea más al hombre que a la mujer al pesar sobre él la responsabilidad social de ¿quedar bien¿. También en ellos son más frecuentes las ideas obsesivas relacionadas con las parejas anteriores de sus cónyuges. Tampoco es raro que tras alumbrar un hijo, el deseo sexual desaparezca durante un periodo de tiempo.

Jesús y Ana

Eso le ocurre a Jesús y a Ana, de 35 y 38 años. Hace dos que tuvieron su primer hijo. Cuando decidieron ser padres, Ana no se quedaba embarazada. Después de tres años lo consiguieron. Con el segundo cumpleaños del pequeño, Jesús descubre que apenas tienen relaciones sexuales. ¿Dónde quedó su deseo sexual?, Jesús se cree abandonado. Siente celos de su hijo, al considerar que Ana sólo tiene ojos para él. Esa inhibición sexual permanente sólo puede explicarse desde su propia historia. Jesús tuvo en su infancia una dependencia excesiva de su madre y, ahora, al ver a Ana con el niño, reedita aquella situación que le lleva a sentir al pequeño como un rival.

Temor del embarazo

Es habitual que el hombre tema hacer daño a la mujer o al feto si tiene relaciones sexuales cuando ella está embarazada. En tal circunstancia, no es raro que su deseo sexual se inhiba. Por eso, una de las preguntas típicas de los hombres en las clases de parto sin dolor es si pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo.

Hormonas, sexo y edad

Está muy estudiada la importancia que la testosterona u hormona sexual masculina tiene en el despertar de su deseo sexual. Las hormonas tienen un comportamiento distinto según los sexos. En el femenino, a partir de cierta edad, hay ciertos altibajos; en el masculino, las variaciones están más graduadas. En cualquier caso, las emociones son el catalizador de la química y, muchas veces, las fantasías que se producen en la mente tienen más fuerza que las hormonas que fabrica el organismo.