Compartir

carcinoma, cáncer de piel¿Qué es un carcinoma? Un carcinoma se define como una forma de cáncer con origen en las células epiteliales o glandulares, de tipo maligno. Es uno de los canceres más frecuentes y aparece comúnmente en la piel, la boca, el pulmón, las mamas y el estomago.

Existen dos tipos, los carcinomas epidermoides y los adenocarcinomas.

El carcinoma epidermoide

Aparece en las capas intermedias de la epidermis, normalmente en áreas que han estado expuestas al sol, como la parte superior de la nariz, orejas, frente, labio inferior y dorso de las manos o también en zonas de la piel que hayan estado en contacto con productos químicos, sometidas a radioterapia, o que se hayan quemado, apareciendo con menor frecuencia en el área genital. (Supone el 20% de todos los casos de cáncer de piel).

Entre los síntomas del carcinoma epidermoide encontramos que la piel puede presentar un abultamiento rojo y duro, tener aspecto escamoso, o sangrar, su costra nunca se cura, presentándose al tiempo en una úlcera abierta y algunos casos puede extenderse a otras partes del cuerpo. Una vez extirpado puede volver a aparecer.

Adenocarcinomas

Es el tipo más común de cáncer de piel no melanoma, afecta a la capa inferior de la epidermis, formada por células basales. Y suele aparecer en zonas que han estado expuestas al sol, como la cabeza y el cuello. (Supone el 75 % de los casos de cáncer).

Su crecimiento es lento y ocasionalmente se extiende a otras partes del cuerpo por lo que es menos agresivo que el carcinoma de células epidermoide pero si no recibe tratamiento se extiende poco a poco a los tejidos circundantes.

La piel puede presentar un pequeño abultamiento con apariencia suave y brillante o también forma de cicatriz, siendo firme al tacto, en ocasiones pueden ser visibles los vasos sanguíneos en la herida. La evolución varía en cada uno pero generalmente suele ser lenta.

Las personas tratadas pueden recaen en un nuevo cáncer de piel en un periodo de cinco años.

Es muy importante el diagnostico precoz en estos casos, una vez detectado puede variar el tratamiento, cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapia fotodinámica.