Compartir

pelo cabello inviernoFrío, humedad, viento y calefacción a tope: es un régimen que no le sienta bien a tu pelo. Protégelo de las inclemencias del tiempo.

Bájale los humos a tu pelo

El aspecto reseco del cabello, propio del invierno, se elimina aplicando una mascarilla nutritiva una vez a la semana. Los geles y aerosoles que dejan el pelo mojado también ayudan a darle forma. Se aplican con los dedos sobre el cabello húmedo o seco y no necesariamente recién lavado.

Hay algunos productos específicos muy útiles para dominar ese efecto fosco. El pelo liso también tiene problemas invernales. Los peines y cepillos desgastados o de materiales plásticos o metálicos dañan la cutícula y atraen electricidad estática. Para evitarlo, usa espumas, cremas, sérums y sprays. Aportan luminosidad y suavidad.

Hay tres factores que encrespan especialmente el cabello rizado y le hacen perder su belleza natural. El único secreto para tener unos bucles sedosos reside en una correcta hidratación y nutrición.

Protege tu pelo tras el lavado

Aplícate algún producto protector, como una espuma o un spray después de lavarte el pelo si vas a usar el secador. Además, comprueba que la temperatura del aire sea templada: así garantizarás la salud e tu cabello.

Los flequillos lisos y muy suaves están de moda: coloca la palma de la mano sobre el cabello para evitar que el aire del secador lo revuelva.

Al secar el pelo con la toalla, hazlo suavemente para mantener las escamas de la cutícula lo más alineadas posible. Las fricciones vigorosas las vuelven más ásperas.

¿Cuál es tu problema?

En los meses de invierno, el cabello pierde volumen, brillo e hidratación. Un estudio  ha identificado los cuatro problemas que afectan con más frecuencia a las cabezas de las españolas.

  • Pelo encrespado: quebradizo y seco a causa de los cambios bruscos de temperatura, el ambiente seco y el uso frecuente del secador.
  • Pelo apagado: sin brillo por la humedad, la lluvia, la falta de sol y el abuso de secador y productos capilares.
  • Pelo sin volumen: pegado, grasiento en la raíz y estático en las puntas por el uso de gorros que aumentan la sudoración.
  • Pelo fino y sin volumen: el 47 por ciento de las españolas dice tener el pelo fino, sin volumen, graso en la raíz y seco en las puntas, frágil y rebelde. Estos cabellos deben conseguir volumen desde la raíz (secarlo con la cabeza hacia abajo ayuda) y para lograr forma tienen que recibir tratamientos que restauren y fortalezcan sus defensas.