Compartir

valsain segovia¿Un pinar en rutas con color ?. Pues sí.

Aunque pueda parecer extraño el otoño no sólo transforma los bosques caducifolios, hay otros paisajes que también sufren una colorista metamorfosis en estas fechas.

En los Montes de Valsaín el pino silvestre es el rey y el verde el color predominante. Pero a finales de octubre se produce un estallido de color, cuando el tapiz de enormes helechos del bosque se tiñe de ocres y amarillos, en profundo contraste con las siempre verdes copas de los pinos.

Además atravesaremos rebollares y numerosos arroyos donde veremos avellanos, serbales, arces, guindos, etc. sorprendiendo la abundancia de acebos y la extraordinaria humedad de algunos pasajes, donde hongos, musgos y líquenes parecen apoderarse de todo. Típicas en estas fechas son las nieblas que darán un toque casi mágico al bosque y por las que no debemos preocuparnos, pues es prácticamente imposible perder el camino. Este discurre en su totalidad por una carretera forestal asfaltada en algunos tramos y un claro camino en el resto.

Por si esto fuera poco podemos completar el recorrido con una visita a los jardines del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, que podemos comenzar a pie por los paseos de enormes plátanos y castaños de indias que desde Pradera de Navalhorno (comienzo de la ruta) nos llevan a San Ildefonso-La Granja, término municipal donde se encuentran los pinares de Valsaín, pertenecientes en siglos pasados a la ciudad de Segovia, fueron comprados en 1761 por el rey Carlos III y utilizados como cazadero real; lo que les ha permitido llegar hasta nuestros días en un admirable estado de conservación.

La pista comienza justo detrás de la fábrica de maderas de Pradera de Navalhorno, donde se encuentra la oficina de Parques Nacionales encargada de gestionar los montes.

Una barrera que impide el paso a vehículos con el cartel de “pinares de Valsaín” marca el km 0. El camino, por aquí la carretera, discurre entre robles. A un kilómetro primer desvío a la dcha. dirección a la Cueva del Monje. Ya circulamos entre enormes pinos y empieza a salpicarse el suelo de helechos. Sobre el km 4.5 la carretera se transforma en pista y el pinar se hace tan tupido que en vez de bosque parece una empalizada de troncos, éstos de un tono gris en su mitad inferior, adquieren tonalidades naranja de la mitad hacia arriba.

El camino que a veces presenta tramos de asfalto nos lleva hasta Prado Redondillo, explanada donde se depositan los enormes troncos, apilados por los leñadores, que seguramente encontraremos o al menos intuiremos por el ruido de las motosierras y el estruendo de los pinos al caer.

A partir de este claro el aire se hace más frío y húmedo, el musgo cubre las piedras, los árboles se llenan de líquenes y la vegetación empieza a mostrar más variedad: rosales silvestres, avellanos, acebos…. salpican el bosque. Sobre el km. 12.6 aparece por la izquierda el camino viejo al Pto. de Cotos, con las marcas blanquirojas del GR que a partir de ahora veremos con frecuencia. En el km. 15 llegamos a la carretera que baja desde el Pto. de Navacerrada a la altura de las Siete Revueltas, la cogemos a la dcha. hasta una casa abandonada, 200 m. más abajo. Es la antigua Venta de los Mosquitos, donde a la izqda. aparece de nuevo una pista forestal. En el km. 17 la pista se bifurca, cogemos a la dcha. siguiendo las marcas blanquirojas, para 500 m. más adelante dejar el GR que en fuerte subida a la izqda. va camino al Pto. de la Fuenfría. Un par de kms. de fuerte subida y llegamos a la calzada romana que desde el Pto. de la Fuenfría lleva a Segovia.

Nuestra ruta sigue hacia abajo, pero merece la pena subir poco más de 1 km. para contemplar las ruinas del Convento de Casaras, rodeado por praderas en las que podemos descansar disfrutando de una espléndida panorámica. Desde aquí todo es bajada hasta el pueblo de Valsaín. Esta vertiente del pinar no es tan espectacular, así que podemos aprovechar para disfrutar de la largísima bajada que en el km. 37 nos dejará de nuevo en el coche.

Guía práctica del sendero

ACCESOS: Segovia. Desde Madrid por la N-VI hasta Villalba y de aquí por la C-601 y el Puerto de Navacerrada hasta Pradera de Navalhorno. Desde Segovia por la C-601.

DIFICULTAD: La única dificultad puede ser el kilometraje. Por lo demás el camino es cómodo y los desniveles no son muy fuertes.

DURACIÓN: Algo menos de tres horas dando pedales más el tiempo que dediquemos a las paradas.

CLIMATOLOGÍA: El clima nemoromediterráneo genuino con precipitaciones entre los 885 y 1.170 mm. El recorrido es bastante fresco, sensación que pueden acrecentar las frecuentes nieblas.

FLORA: La formación vegetal por excelencia es el pino silvestre o de Valsaín. Salpicado de abundante acebo, álamos temblones, sauces, avellanos, serbales con zonas de rebollar, con brezos y helechos cubriendo el suelo.

FAUNA: Abundante avifauna, entre la que destaca el buitre negro; y mamíferos como la nutria, el corzo y el jabalí.

CARTOGRAFÍA:

mapa ruta valsain segovia