Compartir

unos kilos menos. ObesidadPara poner freno a las dolencias asociadas a la obesidad y reducir de forma considerable el riesgo de muerte, basta con una pérdida moderada de peso (entre el 5% y 10% del peso inicial). Sólo con esto, los beneficios que se consiguen para la salud son muy importantes:

Menos fallecimientos. Ese ligero descenso de peso supone una reducción en más del 20% de las muertes directamente causadas por la obesidad, de más de un 30% de la mortalidad relacionada con la diabetes y del 40% de las producidas por el cáncer.

Menos diabetes. La pérdida moderada de peso reduce el 50% de los niveles de glucosa en sangre.

Menos colesterol. Además, se produce una disminución del colesterol total en un 10%, una reducción del colesterol ‘malo’ en un 15% y un aumento del ‘bueno’ en un 8%, además de un descenso de los niveles de triglicéridos en un 30%.

A estos importantes beneficios se añaden otros de carácter físico, como una mayor agilidad, y psicológico, ya que al perder peso, se recupera la autoestima. Varios recientes estudios han demostrado que los obesos tienen mayores problemas a la hora de encontrar trabajo y de mantener relaciones sentimentales y personales satisfactorias. Esto genera en ellos depresiones y crisis de ansiedad. Cuando el sobrepeso es importante, el enfermo debe plantearse como una prioridad quitarse los kilos que le sobran y que perjudican su salud.

Pero los médicos aconsejan tener en cuenta los siguientes factores:

  • La pérdida de peso debe ser moderada y mantenida a lo largo del tiempo.
  • Los objetivos planteados por el médico y asumidos por el paciente deben ser realistas.
  • La obesidad es una enfermedad que debe ser tratada de por vida.
  • Es necesario estudiar los hábitos del paciente y cambiar todos los que han motivado el sobrepeso.
  • El apoyo farmacológico puede significar una ayuda importante, si está controlado por el médico.