Compartir

tai chi saludLa práctica de este arte marcial es recomendada para cualquier persona. Sin embargo, sus movimientos armónicos lo hacen aconsejable para gente de la tercera edad y para quienes prefieren ejercicios de impacto menor.

Una de las características del mundo moderno es su acelerado ritmo. La exigencia diaria es realizar un máximo de actividades en un mínimo de tiempo. En esta dinámica, son cada día menos los momentos dedicados al desarrollo espiritual personal.

El Tai Chi es una alternativa para solucionar este problema. Esta disciplina, que nació en China alrededor del año 1200, tiene como objetivo descargar las energías negativas y atraer las positivas, con el fin de encontrar la armonía física y espiritual.

A diferencia de otras artes marciales, la práctica de esta actividad es relajada y ayuda a recuperar la elasticidad natural del cuerpo.

El Tai Chi, traducido como la Gran (Tai) Energía (Chi), incorpora la gimnasia y la meditación, proporcionando a quien lo practica un alto nivel de relajación corporal, tranquilidad y paz mental. Tiene un importante papel terapeútico, ya que ayuda a la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades.

Beneficios del Tai Chi

Regula el sistema nervioso central: La práctica del Tai Chi exige fundamentalmente la concentración mental, es decir, abstenerse de ideas ajenas y mantener la serenidad. Los movimientos que se realizan deben estar integrados: la mirada, los brazos, el tronco y las piernas deben moverse coordinadamente. Así, el sistema nervioso central recibe las influencias emitidas por la actividad del cerebro, estimulando las capacidades mentales del individuo.

Fortalece la función de los sistemas cardiovascular y respiratorio: Los ejercicios del Tai Chi implican, básicamente, una acción conjunta del qi (respiración), en el plano interno, y de los músculos, los huesos y la piel, en el plano externo. Trabajan todos los músculos, particularmente el diafragma y todas las articulaciones, haciendo que la respiración sea rítmica. La contracción y el relajamiento del diafragma y los músculos abdominales pueden hacer que la presión abdominal cambie rápidamente, acelerando y mejorando la circulación de la sangre, y poniendo en actividad a los músculos cardíacos. De esta manera, pueden prevenirse las dolencias del corazón y la arterioesclorosis. Además, el movimiento del diafragma puede provocar un masaje rítmico al hígado, mejorando su funcionamiento.

Mejora la función del sistema digestivo: Otro rol terapéutico del Tai Chi es facilitar el óptimo suministro de sangre y oxígeno al organismo, ayudando a mejorar el metabolismo. De ahí que ciertos males del sistema digestivo, originados por la perturbación de las funciones del sistema nervioso, como las úlceras, gastroptosis, indigestión crónica, etc., puedan recibir el efecto terapéutico del Tai Chi.

En un principio el Tai Chi fue creado como un poderoso sistema de defensa, por lo cual, cada movimiento lleva en sí la posibilidad de ser usado como tal. Pero en la actualidad son pocas las personas que lo cultivan con ese propósito, y se cultiva como un arte de relajación y salud.