beneficios leche maternaLa leche materna es el más completo y complejo alimento, aportando múltiples beneficios para nuestro bebe. Tiene la proporción exacta de nutrientes que el recién nacido necesita, su contenido de proteínas y minerales es menor que el de la leche de vaca y brinda protección contra las enfermedades durante todo el proceso de lactancia. Además, el contacto con la piel de la madre estimula y acrecienta la relación entre ambos.

Algunas investigaciones han señalado que si la madre da el pecho a su hijo, por lo menos, durante las primeras quince semanas de vida, reduce el riesgo de enfermedades respiratorias durante la infancia, incluyendo el asma.

Los bebés alimentados con leche materna entre otros beneficios también son menos susceptibles a contraer enfermedades infecciosas, principalmente aquellas que afectan el tracto gastrointestinal.

Los niños amamantados son estadísticamente menos propensos a contraer infecciones gastrointestinales, infecciones respiratorias, diarrea y enfermedades más graves como pulmonía o meningitis.

Varios estudios han demostrado que la lactancia protege al niño del síndrome de muerte súbita. La inmunoglobulina, presente en la leche materna, protegería a los bebés de infecciones, causa que suele ser asociada con el síndrome.

La protección contra las enfermedades que brinda la lactancia materna es más evidente durante los primeros seis meses de vida (período mínimo recomendable de lactancia), aunque su efecto perdura mientras el niño es amamantado, y se extiende más allá. La leche materna brinda la mejor protección cuando los bebés la están recibiendo en forma exclusiva.

Entre los beneficios de la lactancia investigaciones indican que un niño amamantado se ve favorecido en el aspecto emocional, debido a que la lactancia es una fuente de tranquilidad y seguridad que va más allá de lo físico.

El contacto con la piel lo estimula y acrecienta el apego con la madre. Ella aprende a comprender y atender las señales de su hijo el que, a su vez, moldea su comportamiento y desarrolla confianza en sí mismo. En este proceso existen dos hormonas que juegan un rol importante: la oxitocina regula la salida de la leche y está asociada a sensaciones de calidez y amor, además de ser considerada estimulante de comportamientos maternales, y la prolactina, hormona responsable de la fabricación de leche, que produce sensaciones de calma y relajación a la madre.

La lactancia materna es la época ideal para perder peso, ya que el proceso moviliza la grasa acumulada antes del embarazo. La succión del bebé contrae el útero de la madre y reduce el flujo de sangre posparto.

Las madres lactantes no deben tratar de bajar kilos durante los dos meses siguientes al parto. El organismo necesita este período para recuperarse y lograr un buen suministro de leche. Lo esencial para el niño durante su primer año de vida es el desarrollo de su cerebro. La proteína de la leche materna contiene todos los aminoácidos, en las proporciones necesarias, para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.