Compartir

Las bebidas refrescantesSe llaman así, fundamentalmente, porque se consumen frías, pero curiosamente se excluye el agua natural, que es la mejor de todas ellas. Un gran número de bebidas de este tipo contienen gas, dióxido de carbono en disolución a presión -carbonatadas-, parte del cual se escapa al abrir el envase.

Las bebidas refrescantes o carbonatadas más antiguas son la soda o sifón y la gaseosa. Ambas son agua carbónica y se diferencian en que la segunda, además, tiene edulcorantes artificiales y aromas frutales. Estas aguas carbónicas favorecen el equilibrio electrolítico por su contenido en sales, en concentraciones variables.

Posiblemente, las bebidas refrescantes de mayor consumo son las «colas». Esta denominación, que hoy día todos utilizamos para deliberadamente no citar una marca concreta, proviene de una árbol de origen africano tropical y que pertenecen al género Cola. Sus semillas, rojas o blancas según la edad y desarrollo de la planta, se conservan muy mal en fresco, por lo que se secan al sol. Se llaman «nueces de cola» y contienen cafeína (hasta un 4 por ciento de su peso), tanino rojo y enzimas. Se utilizan en infusión o en forma de extractos para la elaboración de refrescos y bebidas alcohólicas.

En los refrescos de cola, además de cafeína -entre 50 y 200 mg por litro-, encontramos agua carbonatada, colorante de caramelo, ácido fosfórico para estabilizar el carbónico y extractos vegetales como saborizantes.

En determinadas situaciones que requieren visita médica, los especialistas recomiendan tomar bebidas carbonatadas, principalmente por su contenido en cafeína y en azúcar. La primera porque en dosis moderadas es un buen estimulante ante la fatiga y el agotamiento, aumenta la tensión arterial, la frecuencia de movimientos respiratorios, excita las fibras musculares y nerviosas y resulta diurética. La presencia de azúcar, con un índice glicémico alto en estas bebidas, implica una energía de utilización inmediata, capaz de equilibrar una baja ingesta alimenticia ante la demanda energética del organismo.