Compartir

bauhaus arquitectura arteWalter Gropius lo expresó muy bien: pedía que le ayudaran a desear, concebir y crear el nuevo edificio del futuro. Debía combinar arquitectura, escultura y pintura en un único espacio y elevarse hacia los cielos como el resultado de la acción de las manos de un millón de trabajadores. De este modo, se convertiría en el símbolo cristalino de una nueva y futura fe.

Estas fueron, poco más o menos, las palabras del fundador de una de las más famosas instituciones de arte de Europa, la Staatliches Bauhaus, el instituto alemán dedicado a la experimentación y educación de la arquitectura, el arte industrial y la artesanía, fue fundado en Weimar en 1923 por el arquitecto Walter Gropius.

A mediados de los años 20, la Bauhaus se trasladó a Dessau y pasó a ocupar un modernísimo edificio diseñado por Gropius. El nuevo instituto fue inaugurado el 4 de diciembre de 1926 y todo el mundo comentó la originalidad de sus materiales , puesto que estaba hecho únicamente a base de acero y vidrio. En aquel momento fue considerado un verdadero prodigio de la arquitectura: “El edificio del futuro”.

La Bauhaus respondía a la creencia de que un artista debía ser consciente de su responsabilidad social hacia la comunidad, al tiempo que la comunidad tenía que aceptar al artista y darle su apoyo. Este ideal era la base para formar a los arquitectos en el turbulento ambiente de entreguerras. Los maestros que lo impartían eran además especialistas en arte moderno, con Kandinsky y Klee como principales referentes.

Hoy día, la Bauhaus contiene un museo y un archivo en el que se exponen los orígenes del diseño moderno, cuya influencia apodemos reconocer en las técnicas que encontramos en muchos aspectos creativos, pero sobre todo en la publicidad, ya que la Bauhaus pretendía conectar con la sociedad.

Y es que, por encima de todo, el Instituto de la Bauhaus buscaba desarrollar mentes abiertas y creativas para la arquitectura y la industria. Para ello incluía talleres donde construir maquetas de casas, pero también de fotografía, tipografía y anuncios. El Archivo Bauhaus posee una importante colección de pintura, dibujos y esculturas de los maestros y estudiantes que pasaron por el edificio a lo largo de su historia, entre los que destacan Albers, Feininger, Itten, Klee, Kandinsky, Munich, Nholy-Nagy, Schlemmer y Schreyer.