Compartir

bacterias buenas para cuerpoNuestro sistema inmunológico se beneficia muy especialmente de la acción de alguna bacterias, por eso es interesante conocer cómo actúan en nuestro organismo y saber distinguirlas. Es posible que cuando oigas hablar de bacterias automáticamente pienses que provocan todo tipo de enfermedades. Sin embargo, también hay muchas bacterias ‘amigas’ que ayudan a mejorar nuestra salud. Una de las más conocidas últimamente es la L. acidophilus. Productora de ácido láctico, sus efectos beneficiosos no afectan solamente al intestino, sino que se extienden por nuestro organismo. Y es que hay un secreto de salud muy poco conocido: que las bacterias productoras de ácido láctico que viven en el tracto intestinal nos protegen frente a una larguísima lista de agresiones, como, por ejemplo, los gérmenes nocivos, el envejecimiento, el alcohol, los efectos secundarios de medicamentos (entre ellos, los antibióticos), los déficit dietéticos, los narcóticos, la nicotina y hasta el estrés. Por su parte, farmacias y parafarmacias ya tienen a la venta suplementos de L. acidophilus en cápsulas, líquido o polvo. Para conseguir los mejores resultados de estos productos, deben tomarse siempre con el estómago vacío, antes de desayunar y una hora antes de las comidas.

Cómo actúan las bacterias

La acción de estas beneficiosas bacterias en nuestro organismo tiene lugar de esta manera:

  • Los alimentos se digieren parcialmente en la boca y en el estómago. Una vez que llegan a los intestinos, millones de microorganismos actúan de forma simultánea y sinérgica para metabolizarlos.
  • Si la colonia de L. acidophilus y otras bacterias amigas (como la L. bulgaricus y la L. bifidus) es poco numerosa, pueden producirse alteraciones digestivas capaces de influir en la absorción de alimentos y en la síntesis de vitaminas. Como consecuencia, el sistema inmunitario perdería mucha eficacia.
  • Por el contrario, diversos estudios concluyen que los microorganismos productores de ácido láctico, como la L. acidophilus, ayudan en todo el proceso digestivo y evitan el estreñimiento, diversos tipos de diarrea, la colitis ulcerosa y la diverticulitis; reducen bastante el colesterol; potencian la absorción de los nutrientes; evitan el mal aliento; tratan el acné y otros problemas de la piel; combaten bacterias y virus nocivos (como el de la gripe) e, incluso, podrían llegar a prevenir el cáncer. Asimismo, varias investigaciones han demostrado la eficacia de los yogures con L. acidophilus frente a las infecciones producidas por levaduras y las vaginitis, tanto en los niños como en los adultos.
  • Por lo general, las personas que no toleran la leche digieren bien los productos lácteos con L. acidophilus, hoy se puede encontrar en el mercado una gran gama de productos no lácteos con esas bacterias tan beneficiosas.

¿Cuánto yogur es necesario?

Ya sabemos que este alimento con bacterias vivas estabiliza la flora intestinal y previene enfermedades, pero ¿cuál es la dosis mínima necesaria para obtener beneficios? Según la revista Microbiología aplicada, un total de 250 cc de yogur a la semana debería ser suficiente para mantener los intestinos colonizados por las bacterias ‘buenas’. Al cabo de una semana, las otras empiezan a tomar la delantera, y es el momento de empezar a tomar yogur de nuevo.