Compartir

aventura buscar trabajoSea cual sea tu situación: acabas de terminar tus estudios o has perdido un trabajo anterior, lo mejor que puedes hacer es organizarte y así conseguir lo que necesitas para desarrollarte en todos los niveles.

La situación laboral no es demasiado alentadora y podemos caer rápidamente en el error de pensar que, hagamos lo que hagamos, encontrar trabajo o no, es algo que no depende de nosotros. Pero con esa actitud no conseguirás que tu situación cambie.

Es fundamental que ahuyentes los pensamientos negativos y te decidas a marcarte un plan de acción que te permita descubrir que sigues siendo una persona útil, incluso ahora que no tienes trabajo.

Tus acciones

Es esencial partir de una información adecuada. Estar bien informado te permitirá saber cuáles son tus opciones. Utiliza los recursos disponibles (INEM; anuncios en el periódico, la televisión, internet…; programas de diferentes Institutos u Organismos…). No pierdas tampoco de vista la posibilidad de autoempleo e infórmate de las ayudas que existen. Con todo ello, podrás darte a conocer y descubrir cuáles son las ofertas del mercado.

Es una buena opción, además, obtener una buena formación, sobre todo en las nuevas tecnologías e idiomas. Mientras esperas una entrevista o que te llamen de un trabajo, no dudes en aprovechar tu tiempo en formación. Cuanto más sepas, más amplio será tu campo laboral y mejor te sentirás contigo mismo. Esperar en casa a que suene el teléfono puede crearte una gran ansiedad y la sensación de no estar aprovechando el tiempo. Decídete a sacarle el máximo partido y hazlo en aquellos campos que te interesen y, al mismo tiempo, más oferta tengan en el mercado.

Tampoco es necesario que toda tu vida gire en torno al tema de encontrar trabajo. También es importante que ocupes tu tiempo con actividades que te permitan estar relajado. El deporte es un buen aliado en cualquier ocasión y más ahora que necesitas recuperar la sensación de que controlas tu vida. El ejercicio físico te ayudará a eliminar tensión, a organizar tu tiempo…

Tus pensamientos

Debes mantener una actitud flexible y para ello, debes tener claro que no tiene sentido cerrarse a una única opción. A lo mejor has estado doce años dando clases en un colegio, pero ahora se te presenta la posibilidad de impartir clases a personas adultas. Descubre que tus conocimientos te permiten desarrollar distintas actividades y que todas pueden aportarte experiencia personal y profesional.

Por otro lado, es importante hacerse valer, y salvo circunstancias excepcionales, no vale aceptar cualquier cosa. Eres un trabajador con unos derechos y si tú no los exiges, es posible que abusen de tu disponibilidad y entrega.

No dudes en apoyarte en tus seres queridos. No tener trabajo no es una vergüenza, sino una situación concreta que puede cambiar. No dejes que cambie tu humor o que enturbie tus relaciones con los demás. No conviertas en un drama lo que te sucede, ni tampoco alardees de ello. Intenta aceptar la situación con naturalidad y seguir disfrutando intensamente de tu vida, sacando partido a tu tiempo.

Y sobre todo: no pierdas la esperanza. Cuando una puerta se cierra, se puede abrir otra. Y en esto debemos confiar.