Compartir

autoconocimiento personalPara alcanzar un buen grado de estabilidad interior es necesario plantearse con sinceridad lo que uno desea hacer en la vida y llevarlo a cabo, es decir, conseguir un buen nivel de autoconocimiento personal.

¿Existe diferencia entre cómo te ven y cómo te ves? ¿Sabes cómo has llegado a tu situación actual? ¿Te encuentras a gusto con lo que haces? ¿Has cambiado mucho en los últimos 10 años? Si el balance te hace sentir bien, es que has logrado un equilibrio emocional muy conveniente para ti y para tu ‘yo’, que es la parte consciente del psiquismo.

Construyendo nuestras aspiraciones de vida

Somos alguien para los demás y también para nosotras mismas. Con relación a los otros ocupamos los lugares de madre, esposa, hija, tía, amiga, etc., y cada uno de ellos determina una mirada diferente. En lo que se refiere a la relación con nosotras mismas nos sentimos mejor o peor en función de que nuestros deseos se cumplan o no. Muchas de esas aspiraciones proceden de unos ideales internos que nos movilizan en la dirección del deseo, y conocer estos deseos es lo que se conoce como autoconocimiento personal.

Entre ellas hay que incluir nuestra sexualidad, que tiende a satisfacerse mejor o peor según cómo hayamos organizado nuestro mundo interno. Podríamos imaginar a nuestro ‘yo’ como a una especie de puzzle que tiene tantas piezas como lugares ocupamos en relación a los otros. El pegamento que une todas esas piezas serían nuestros deseos, nuestras decisiones.

Cuando el ‘yo’ ha sido respetado por nosotras mismas nos sentimos satisfechas de quienes somos. Hemos aceptado nuestras limitaciones y hemos defendido nuestros deseos. No hacerlo es hipotecar parte de la vida, colocándonos en el lugar que los otros nos han propuesto, sin pensar en nosotros.

Hacerse cargo de una misma: una tarea importante

Una posición responsable y generosa para una misma implica decidir, tomar opciones y hacerse cargo de ellas, aceptar los fracasos y dejar de estar sometidas al deseo de los otros. Esta tarea de autoconocimiento personal se convierte para mucha gente en una encrucijada, pues si cumplen sus deseos, se sienten egoístas y, si renuncian a ellos, insatisfechas.

Conviene defender un cierto grado de egoísmo, ya que sólo defendiendo nuestro ‘ego’ podremos tener una vida más satisfactoria. Desde pequeños nos buscan etiquetas que nos definen. Es una forma de creer que la identidad viene dada y que no es algo que se construye a lo largo de la vida.

El ‘yo’ es una construcción psíquica que cambia en el transcurso de la existencia. El afán de etiquetar a los demás esconde un desconocimiento del otro y una forma de control.