Compartir

australian dreamtimeSiendo como es nuestra antípoda, se suele considerar Australia como un planeta diferente. Hay muchas razones para ello y la distancia es sólo una. Tan sólo un ejemplo: hoy día algunos científicos australianos que trabajan en el tema de la ecología están considerando que una solución a la contaminación podría ser construir coches de canabis. Una idea que sintoniza muy bien con lo que se conoce como “dreamtime”.

Todo procede de la tierra y a ella regresa. La creación comenzó a partir de la tierra, es algo cíclico. El espíritu de nuestros ancestros lo concibió todo: las rocas, los árboles, los animales, la gente. Esa es la creencia de los aborígenes, su “dreamtime” o tiempo de los sueños.

Los aborígenes tienen la historia y cultura que más milenios se ha mantenido sin apenas interrupciones. No hay en este mundo ningún otro grupo de humanos que haya sabido mantener vivas sus tradiciones por encima de los 65.000 años de existencia que se le atribuyen a los aborígenes. Cultura y tradición se mezclan y se explican bajo el concepto de “tiempo de los sueños”.

La traducción literal de la palabra “aborigen” es “gente que estaba aquí desde el origen, desde el principio”. Al parecer todo comenzó con la serpiente del arco iris, que vino del norte de Australia en una era en que el país estaba en pleno nacimiento del “sueño”. A medida que la serpiente viajó a lo largo y ancho del país, creo montañas y desiertos, hasta que finalmente llegó Walya-Nam-Adiki.

Esta última era una heroína de leyenda que emergió del mar en la parte del norte de Australia. Al hacerlo, ella vio tierra fértil lista para crear, pero faltaba gente. Walya-Nam-Adiki conoció a un hombre de una tribu de alto linaje y ambos discutieron sobre la posibilidad de tener un país rico en plantas y animales, pero sin personas. La idea prosperó y finalmente ambos tuvieron muchos hijos, meros espíritus. Ellos se encararon de recorrer todos los rincones del país hablando nuevas lenguas y desarrollando sistemas sociales que asegurasen la continuidad de su legado.

La cultural aborigen cree en el equilibrio natural y las fuerzas creadoras, en las corrientes de energía que proceden de la misma “serpiente del arco iris”, de manera que todos los seres vivientes deben ser tratados como hermanos y hermanas. Antes de ser colonizados (en enero de 1788), los aborígenes australianos vivían según sus creencias. Todo cambió con el dominio europeo. Actualmente, a pesar de ser una de las tribus más estudiadas es una de las más incomprendidas del mundo. Desde el siglo XIX son considerados como la cultura más antigua y primitiva del mundo.