Compartir

enfermedad asmaEl asma es una enfermedad crónica que se presenta por episodios o ataques de sensación de falta de aire. Estos ataques se producen por una hiperreactividad de los tubos bronquiales, esto significa que los bronquios se hacen más angostos por espasmo de sus músculos; además el tejido bronquial se inflama y en la luz de estos tubos también se acumula moco. Como resultado, cuando el aire puede entrar le cuesta mucho salir (por menor luz del tubo bronquial), se acumula y se produce una sensación permanente de falta de aire.

Estos episodios pueden ser leves, moderados o severos; pueden durar minutos o varios días y producirse desde todos los días en una semana a una vez por mes o por año.

La periodicidad, la duración y la severidad sirven para definir si el asma es leve, moderado o severo.

¿Cuál es la causa del asma?

Los ataques de asma o broncoespasmo pueden ser desencadenados por múltiples factores, alérgicos (en su mayoría), infecciosos y estímulos menos específicos como el ejercicio o estados emocionales.

Una gran mayoría de los asmáticos tiene alergias de diferentes tipos.

En los niños menores de 3 años, suelen ser comunes las infecciones virales como desencadenantes de los episodios de asma. En los mayores de 3 años y hasta la adultez la causa de los ataques suelen ser alergias; en los mayores es importante siempre descartar alérgenos ambientales o exposiciones laborales a ciertos tóxicos como causa de los broncoespasmos (tabaco, tolueno, sulfuros).

Algunas sustancias que actúan como alérgenos se asociaron al asma enfermedad, por ejemplo alimentos (maní, chocolate, huevo, cítricos, leche), plantas (polen, cesped) , animales (pelo de gato o perro, ácaros) y algunos productos químicos de uso habitual como pinturas, tiner, aerosoles en general, perfumes, desinfectantes, etc.

La infecciones, generalmente virales (gripe, resfrío, bronquitis), desencadenan un ataque de asma o pueden agravar la condición previa que el asmático tiene.

El asma inducido por el ejercicio suele ser más común en niños y adolescentes y generalmente se presenta el ataque a los 5 a 10 minutos de comenzar la actividad física o inmediatamente después de haberla concluido.

Algunos factores emocionales (enojo, tristeza, ansiedad, etc) también se asocian a la intensificación de los ataques de asma.

¿Cuáles son los síntomas del asma?

Como esta enfermedad es episódica, se requiere una evaluación continua para hacer el diagnóstico.

Es característico del asma las crisis de sensación de falta de aire con un ruido típico de “silbido” en el tórax, llamado sibilancia; pero este síntoma también se presenta en otros cuadros respiratorios, por lo tanto la periodicidad de estos cuadros y los antecedentes personales (asma en la familia, alergias, tabaquismo, etc) son importante para el diagnóstico.

Como uno de los desencadenantes más comunes de las crisis son los cuadros respiratorios virales, a la falta de aire se pueden agregar tos, mucosidad, fiebre, estornudos, etc.

En los niños a los episodios repetidos de bronquiolitis (inflamación viral de la vía aérea durante los períodos de frío) le puede seguir el asma.

¿Es grave la enfermedad del asma? ¿El asma se cura?

El asma es una enfermedad muy común, la carga hereditaria tiene influencia y por esto más de un miembro en una familia puede tener asma.

Actualmente el asma es raramente fatal, esto se debe a un mejor control y educación de los asmáticos; pero los episodios de asma severa pueden ser tan graves que generen una fatalidad.

El asma puede ser controlado y llegar a lograr la menor cantidad o la menor severidad de las crisis; esto no significa que la enfermedad se cure.

¿Cuál es el tratamiento para el asma?

El objetivo del tratamiento es disminuir la periodicidad y/o severidad de los ataques, identificar los desencadenantes y lograr una adecuada calidad de vida. Para esto existen múltiples medidas farmacológicas y no farmacológicas.

Comprendiendo el mecanismo por el cual se producen los episodios de broncoespasmo, Usted entenderá mejor el uso de los medicamentos. Los objetivos con los fármacos son: dilatar los bronquios (broncodilatadores), aliviar la inflamación (los corticoides son antinflamatorios) y mejorar la secreción de moco.

El tipo de tratamiento dependerá de la severidad del asma; si el asma es leve el uso de broncodilatadores puede ser suficiente sólo en los momentos de las crisis. Si el asma es moderado, se requerirá un tratamiento más continuo.

Actualmente existen múltiples productos farmacológicos para el asma y en distintas presentaciones (diferentes formas de inhaladores, comprimidos, inyectables, etc), su médico deberá evaluar el más adecuado para su caso e indicarle el modo de uso.

Independientemente de la severidad del asma, las medidas de prevención son fundamentales.

¿Siempre tendrá que usar un medicamento? ¿Siempre estará pendiente de un aerosol (“aparatito”)?

Es habitual que una persona que recibe el diagnóstico de asma se enoje si piensa que tendrá que utilizar un medicamento permanentemente; pero actualmente existen múltiples productos accesibles, fáciles de manejar con escasos efectos adversos y de excelente eficacia que lo harán sentir seguro. No en todos los casos el tratamiento es continuo. El mejor tratamiento será aquel que le permita a Usted tener la menor cantidad de crisis y/o que estas crisis sean lo menos graves posibles. El tratamiento del asma debe permitirle mantener una buena calidad de vida.

¿Cómo puede prevenir las crisis de asma?

Si Usted tiene diagnóstico de enfermedad de asma, la educación acerca de su enfermedad es primordial para sentirse seguro.

  • Una medida efectiva es intentar determinar aquellos factores desencadenantes de los ataques para evitarlos siempre que sea posible.
  • Debe conocer muy bien los síntomas.
  • Debe conocer cómo utilizar la medicación.
  • Debe saber cómo actuar durante la crisis de asma, si modifica la dosis del medicamento que utiliza habitualmente, si consulta por nueva medicación, si debe ir al hospital, etc.
  • Previo a los períodos invernales su médico le puede indicar recibir la vacuna antigripal. Esta vacuna evitará que la gripe que Usted tenga en ese año sea de menor gravedad y su asma no se complique. La vacuna no evita la gripe, sino que atenúa los síntomas.

¿El asma se trata sólo con medicamentos?

Junto con la medicación que su médico le indique, se aconsejan algunos tratamientos que mejoran el aspecto psicosocial como ejercicios de relajación (meditación, yoga), deportes como la natación y el ciclismo, y psicoterapias.

Para aquellos asmáticos cuyo desencadenante sea el ejercicio (asma inducido por el ejercicio) existen medicamentos para utilizar preventivamente a la actividad física; en estos casos debe consultar cuál es el deporte más apropiado.

Siempre debe consultar con su médico antes de intentar medicamentos alternativos (por ejemplo, hierbas) porque algunos productos pueden actuar como desencadenantes de las crisis.