Compartir

aromaterapia esencias hogarLa aromaterapia está de moda. Las principales casas de cosméticos han empezado a sacar líneas basadas en los aceites esenciales. Sin embargo, la aromaterapia ya se aplicaba desde la antigüedad para curar y estimular la mente.

Consiste en la utilización de aceites esenciales de ciertas plantas, que inhalados o aplicados sobre el cuerpo con un masaje, producen un efecto beneficioso. Así, pueden servir para estimular o para relajarse, todo depende del tipo de planta utilizada.

Estos llevan la parte volátil de la planta, es decir, su fragancia. Como su nombre indica, son altamente concentrados, y hay que saber utilizarlos para no irritar la piel y padecer efectos no deseados.

Por eso, la solución es la aromaterapia aplicada a la cosmética, porque los aceites se ajustan a una necesidad específica, sin riesgo alguno para nuestra piel.

Antecedentes de la aromaterapia

Las esencias y aceites para aromaterapia son tan antiguos como la raza humana. Desde principios de la humanidad los hombres utilizaron las plantas con fines medicinales, de hecho en 1975 se encontró en Irak un esqueleto de más de 75 mil años que a su lado tenía un nutrido depósito de plantas medicinales como la milenrama, la hierbacana y el jacinto, que son utilizados hasta nuestros días.

Aunque los aceites de las plantas son conocidos desde la antigüedad, fue en el siglo X cuando los árabes inventaron la manera de destilarlos, cómo más se utiliza actualmente. Con el avance de la medicina de el siglo XIX, se abandonó esta práctica.

Con el transcurso y desarrollo de la civilización occidental y el devenir de la medicina moderna la gente restó valor a las propiedades de las plantas en favor de los productos farmacéuticos. Fue con el desarrollo de la cosmética y la perfumería, que las plantas comenzaron a cobrar su sitial perdido.

En 1927, el químico René Gatterfosse, utilizó lavanda para aliviar el dolor de una quemadura y comprobó, sorprendido, su poder calmante y de cicatrización. Así comenzó a estudiar el poder de los aceites esenciales e instauró a partir de 1928 la “aromaterapia”, tomando fuerza en Europa, especialmente en Inglaterra y Francia, donde se ocupa en hospitales y se complementa con tratamientos médicos tradicionales.

Algunas esencias de aromaterapia y sus cualidades

  • Menta. El efecto relajante y dilatador que esta esencia de aromaterapia produce en la musculatura de los órganos internos, la convierte en un excelente remedio preventivo contra todo tipo de dolores en la región abdominal.
  • Pino. Es recomendable para todas las afecciones de las vías respiratorias. Mejora la circulación sanguínea y desintoxica la piel, especialmente a los fumadores.
  • Naranja. Relaja rápidamente las tensiones del organismo, especialmente los trastornos digestivos, pero también actúa sobre las tensiones de tipo anímico o mental.
  • Eucalipto. No sólo frena las mucosidades que produce el resfriado, sino también aumenta la capacidad de absorción de estas mucosas. Además, baja la fiebre y actúa como antiséptico sobre las vías respiratorias.
  • Romero. Buen remedio para el excesivo cansancio y agotamiento. También es recomendable para el tratamiento de la gota, reuma y artrosis, para la regeneración de la piel flácida y cansada.
  • Limón. Ayuda en estados depresivos, resignación, falta de confianza en uno mismo y desaliento, también en caso de hipotensión arterial e insuficiente irrigación sanguínea de la cabeza.
  • Sándalo. Es apropiado para los hombres, ya que aumenta la potencialidad en todos los niveles -intelectual, sentimental y sexual-. También en mujeres con tendencia a la obesidad, celulitis y retención de líquidos en los tejidos.
  • Tomillo. Es recomendable su uso en caso de picaduras de insectos, para estimular la circulación, en el tratamiento de las afecciones inflamatorias de la piel (acné), en pieles secas y en verrugas.

Aceites para aromaterapia en el hogar

  • Acné: alcanfor-lavanda /ciprés-limón. Estas mezclas son buenas para la mayoría de las lesiones del acné. Use sólo una gota sobre la zona afectada de este aceite para aromaterapia.
  • Ansiedad y tensión: albahaca-neroli / vetiver-lavanda. Disuelva 6 gotas de cada esencia en 120 gramos de aceite vehicular (el que se usa para los automóviles) y masajee en círculos sobre el centro de la mitad superior del estómago o plexo solar. Otra opción es disolver 10 gotas de cada uno en una bañera con agua tibia y sumergirse 10 minutos.
  • Artritis y reumatismo: romero-manzanilla / eucalipto-sándalo. Diluya 6 gotas de cada uno en 120 gramos de aceite vehicular, masajee sobre la zona afectada. También puede diluir 10 gotas de cada aceite en agua tibia y tomar un baño de 10 minutos.
  • Bronquitis y resfriado: pino-eucalipto / alcanfor-sándalo. La dosis es de 10 en 120 gramos de aceite vehicular, masajes sobre el pecho, o bien disuelva 10 gotas de cada uno en el agua y sumérjase por 10 minutos. Otra posibilidad es poner 15 gotas de cada uno en un litro de agua y, con una toalla sobre la cabeza, cerrar los ojos e inhalar.
  • Depresión: albahaca-neroli / mejorana-ilang-ilang. Disuelva 6 gotas de cada esencia en 120 gramos de aceite vehicular, masajee sobre el plexo solar. Otra alternativa es diluir 20 gotas de cada uno en la bañera con agua tibia y sumerjase durante 10 minutos.
  • Impotencia: pachulí-sándalo / salvia-sclarea-ilang-ilang. Diluya 6 gotas de aceite en 120 gramos de aceite vehicular. Masajee en el plexo solar. Otra opción es quemar al lado de la cama para perfumar la habitación.

Relaja Cuerpo y Mente

aromaterapia hogarLa eclosión de líneas de aromaterapia responde a la creciente necesidad de estar relajado y tener tiempo para uno mismo. Sales, velas, aceites aromáticos y aguas ligeras forman parte de ese ritual.

Reproducir en el hogar algunos de los tratamientos de los balnearios es posible gracias a la legión de cosméticos dirigidos a proporcionar bienestar físico y emocional a través de lo natural. La falta de tiempo, un presupuesto ajustado y la necesidad de encontrar unos minutos de descanso a la vez que se cuida la piel y el cabello motivan la búsqueda de estos productos, que reúnen los requisitos de eficacia y placer, y que además combinan los indiscutibles beneficios y aromas de las plantas y los extractos florales con la tecnología más puntera.

Los aceites corporales son emolientes naturales que proporcionan hidratación y suavidad a la piel. Los esenciales se utilizan en pequeñas dosis, en el agua de la bañera. También podemos encontrarlos ya diluidos, para aplicarlos directamente sobre la piel o el pelo.

Olvidadas durante todos estos años en los que la ducha desbancó totalmente a la bañera, las sales vuelven ahora en todo su esplendor. Sus beneficios son innegables para relajar tensiones musculares y también en el campo de la exfoliación corporal, para alisar la piel. Las sales se presentan también en forma de pastillas efervescentes, que se disuelven con el agua de la bañera. Son un auténtico placer de efectos relajantes. Su empaquetado individual las hace todavía más cómodas.

Las líneas de baño que acompañan a los perfumes (geles de baño, cremas y leches hidratantes…) nunca habían vivido una época tan gloriosa. La ducha o el baño ya no se limitan a la higiene sino que se han convertido en la ocasión ideal para aplicarse los tratamientos estéticos con calma.

Aromas florales con un toque oriental

Más transparentes que las “eaux de toilette”, las llamadas aguas ligeras han recuperado la antigua forma de perfumarse, rociando todo el cuerpo después de la ducha con un generoso vaporizado o un buen chorro. Tienen poderes energizantes y revitalizantes o relajantes, según los extractos florales y vegetales y las frutas que contengan.

Junto a estos refrescantes aromas, las nuevas fragancias femeninas que han salido al mercado tienen un toque “oriental” que recubre su frescor floral.

La aromaterapia cuida tu cuerpo y tu mente

La aromaterapia, esta ancestral ciencia redescubierta ahora por la industria de la belleza, consiste en las utilización de aceites esenciales en los productos cosméticos (aceites, sales, cremas, aguas de colonia…) por sus efectos positivos sobre el estado de ánimo y por sus efectos terapéuticos en el cuerpo. La explicación es tan sencilla como que nuestro sentido del olfato está ligado a una parte del cerebro donde se registran las emociones.

Los aceites esenciales tienen diferentes indicaciones según su extracto. Así los de limón, jengibre o hierbabuena son vigorizantes; el de jojoba, calmante; y los de jazmín, salvia, neroli y geranio son relajantes.

Una de las técnicas antiestrés más comunes es la evocación de imágenes agradables. Con el cuerpo sumergido en el agua, cierra los ojos y respira profundamente. Repite varias veces antes de abrir los ojos. No estés en el agua más de 10 minutos.

Propiedades de la Aromaterapia

Esa antigua costumbre de aromatizar el ambiente como lo hacía la realeza egipcia, los romanos en sus famosas termas o los sacerdotes en sus ritos religiosos, ha resurgido de nuevo. Así se explica la creciente popularidad de spas, esos lugares donde recluirse en espacios relajantes, serenos y muy aromáticos.

Se puede convertir una casa en un pequeño templo o refugio privado, donde los aromas sean el medio principal para tranquilizar el cuerpo y el espíritu. Las esencias naturales producen cambios positivos en el estado de ánimo de las personas, además de mejorar algunos aspectos físicos como el sistema inmunológico, la circulación y la respiración. Además sirve para mejorar la autoestima, a la vez que desbloquea la tensión producida por el ritmo agitado de la vida.

La aromaterapia es una disciplina holística, es decir, que ayuda a equilibrar los aspectos físicos, mentales y espirituales de una persona. Su empleo abre las corrientes electromagnéticas del cuerpo y produce una mayor apertura mental. Además de los diversos beneficios de los aromas naturales, hay que destacar que no crean dependencia.

Para quien ha experimentado un día lleno de tensiones, la aromaterapia puede ser una solución para tranquilizarse y reanimarse. Sin embargo, para que las esencias funcionen adecuadamente hay que descubrir las plantas favoritas de cada persona.

Es importante saber que sólo se utilizan unas cuantas gotas de las esencias naturales para aromatizar un ambiente o hacer una crema. Esas sustancias no deben usarse directamente; se deben disolver en otra solución conocida como medio vehicular o portador, que puede ser otro tipo de aceite o una crema base.

Uso de esencias en la aromaterapia

Los aceites vehiculares más comunes para disolver las esencias naturales son, entre otros, los de almendra, avellana, canola, semilla, jojoba, aguacate, oliva y ricino. La razón de disolver los aceites o esencias naturales en otras sustancias es por su alto grado de concentración; si se usan sin diluir podrían dañar la piel. Los únicos que pueden usarse sin diluir son los aceites de lavanda y de té.

Los aceites estimulan la formación de nuevas células, nutren, tonifican, humectan y oxigenan la piel y en general producen una contextura más suave, flexible y saludable.

La selección de los aceites depende de la manera cómo se vayan a usar, si es para crema, perfume o masaje y también se debe tener en cuenta el tipo de piel.

Se puede utilizar un vaporizador, existen algunos que podemos programar para que emitan cada cierto tiempo, o diluir la sustancia en un pequeño baso con agua calentada a través de una vela. También se puede aromatizar las velas.

Se recomienda leer cuidadosamente las indicaciones de la etiqueta de los aceites, en especial las referentes a la dosificación y contraindicaciones. En los únicos casos en que con certeza no se recomienda el uso de aceites aromáticos es en los primeros cinco meses de embarazo o en personas enfermas de epilepsia.

Aceites para el cuidado del cutis

Las cremas a base de aceite sirven como buenos tonificadores de la piel. Algunas esencias específicas para cada tipo de piel:

  • Piel normal: azahar, cedro, enebro, geranio, jazmín, lavanda.
  • Piel seca: azahar, benjuí, cedro, enebro, geranio, hierbabuena, hinojo.
  • Piel grasosa: azahar, benjuí, bergamota, cedro, ciprés, eucalipto, árbol de té.
  • Piel manchada: árbol de té, azahar, benjuí, bergamota, cedro, ciprés, eucalipto.

Almacenamiento de esencias y aceites

Se recomienda el uso de botellas oscuras de vidrio para guardar las esencias y que tengan una tapa de cierre hermético. Deben permanecer alejados del calor o la luz, de otro modo se deterioran y pierden el aroma rápidamente. Evite guardarlas en el baño, por la humedad y el calor. No se deben dejar al alcance de los niños o mascotas. Son inflamables y se debe tener precaución en su manejo.