Compartir

autobronceadorEmbellecen y son saludables. Ahora que cada vez son más frecuentes las alergias solares, los autobronceadores tiñen sin dañarte. Este verano, podrás lucir el mejor bronceado sin los riesgos del sol o de las radiaciones ultravioletas.

Cómo aplicar los autobronceadores

Que nadie se engañe: cuando se está morena a base de autobronceador, en realidad la piel es como si estuviera tan blanca como antes. Ni se activa la melanina ni el bronceado natural, ni nada similar. Sencillamente, todos los autobronceadores tienen en común una sustancia llamada dihidroxiacetona (DHA), que reacciona con las proteínas de la piel y ‘tiñe’ las células de la superficie cutánea. Es decir, que el proceso no afecta más que a las capas externas de la epidermis que, de todos modos, están destinadas a ser eliminadas por el proceso natural de descamación, en dos o tres días. Tiene más que ver con una especie de maquillaje de larga duración que con los efectos del sol, y por tanto, no tiene ninguna de las desventajas que conlleva la radiación ultravioleta.

Aplicación paso a paso

  • Es muy importante exfoliarse antes de usar un autobronceador, ya que se crea una superficie lisa donde el color se fija mejor y queda uniforme.
  • Tienes que tener mucho cuidado de que no quede ni rastro de jabón en la piel, ya que su pH alcalino puede dejar un tinte anaranjado.
  • Cuando la piel está seca, se reparte el producto de forma uniforme. Por ejemplo, en la cara basta con una gota en la frente, otra en lo alto de la nariz, una en cada mejilla, otra en la barbilla, más dos en el cuello y el escote.
  • El momento más importante es el de igualar. Es decir, distribuir y repartir el producto de forma homogénea por todas partes de la piel.
  • No hay que olvidarse de zonas: detrás de las orejas, debajo del cuello o la parte trasera de las piernas. Aplicarse bien el autobronceador lleva tiempo.
  • En los codos y en las rodillas, hay que poner poca cantidad, ya que la piel es rugosa por la acumulación de células y se tiñe más.
  • Hay que darle tiempo a actuar antes de vestirse. Como poco, 20 minutos. Pero no te sorprendas si, dos horas después, las sábanas se manchan.
  • Si se busca más intensidad de color, se debe repetir la operación a partir de las dos horas o al día siguiente.
  • El color desaparece gradualmente, a medida que las células de la capa córnea se van desprendiendo. Si se exfolia la piel, se acelera ese proceso.

Dudas sobre autobronceadores

¿PARA TENER MÁS COLOR, OPTO POR UN PRODUCTO PARA PIEL OSCURA?

NO. Porque te quedaría un color anaranjado. Si quieres conseguir un tono más bronceado, tienes que repetir la aplicación hasta conseguir el color deseado.

¿SÓLO DEBEN UTILIZARSE EN VERANO?

NO. Los autobronceadores se pueden usar todo el año, y son perfectos para aliviar la palidez invernal sin necesidad de maquillaje ni rayos UVA.

¿HAY QUE USAR PRODUCTOS DISTINTOS PARA LA CARA Y EL CUERPO?

NO … y sí. Los bronceadores de rostro son más hidratantes, pero no hay problema en aplicar un mismo autobronceador de pies a cabeza.

SI EL PRODUCTO TIENE PROTECCIÓN, ¿LA PIEL ESTÁ A BUEN RECAUDO?

NO. Porque, aunque los bronceadores tiene protección solar, el filtro no dura mucho y menos aún si se aplica más de dos horas antes de la exposición.

¿EL AUTOBRONCEADOR ES COSA DE MUJERES?

NO. Lo pueden usar tanto hombres como mujeres. Cada vez hay más hombres que descubren que pueden tener buen color sin necesidad de maquillarse.

Una buena elección

Es importante que la fórmula se adapte a nuestro tono para que el resultado sea muy natural. En crema, gel, spray, o en una cómoda toallita, la elección es tuya.

Pros y contras de los autobronceadores

Pros

  • Dan un color dorado sin dañar la piel.
  • Te permiten estar ‘morena’ en tan sólo dos horas.
  • Es un proceso que si sale mal tiene remedio. Si no nos gusta el color que nos ha quedado, desaparece a partir del segundo día.
  • En el rostro, sirven para dar buen color sin necesidad de recurrir al maquillaje.
  • Se pueden utilizar en la cantidad que se quiera sin riesgo alguno para la epidermis. Son totalmente inofensivos.

Contras

  • No protegen la piel de la radiación solar porque no contienen filtros (salvo algunos productos que lo especifican).
  • El bronceado que proporcionan no es una defensa natural frente a los ultravioleta, como el natural, sino una especie de ‘tinte’.
  • El resultado no es impecable en las pieles muy claras ni en las muy oscuras.
  • Pueden manchar el cuello y los puños de la ropa clara, y a veces incluso las sábanas.
  • Tienen cierto efecto deshidratante en los cutis muy secos.
  • Las pieles muy castigadas pueden quedar a manchas.